Marco Polo en televisión por demanda

miércoles, 31 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El mercader y viajero veneciano Marco Polo es recreado en una serie, de 10 episodios, para televisión por demanda en Internet. Se titula así, Marco Polo, y es una aventura épica que sigue los años de juventud del famoso explorador y sus viajes por las exóticas tierras de la ruta de la seda y del Kublai Kan. Avaricia, traición, intriga sexual y rivalidad dominan la corte, pero, a pesar de todo, el joven se convierte pronto en consejero de confianza del Kan que desea erigirse en el emperador del mundo. Podrá verse por Netflix, una empresa comercial estadunidense de entretenimiento que proporciona mediante tarifa plana mensual bajo demanda por Internet y de DVD-por-correo, donde los DVD se envían mediante Permit Reply Mail. Y cada vez tiene más usarios, pus ya supera los 32 millones a nivel mundial. Netflix lanza la primera temporada de este personaje histórico nacido en 1254 y fallecido 1324. Marco Polo es un proyecto muy costoso y serio. Según el New York Times, consumió 90 millones de dóalres y podría superar el éxito de las populares House of Cards u Orange is the New Black. La historia repasa la vida de este europeo del siglo XIII, interpretado por el italiano Lorenzo Richelmy: su travesía por la ruta de la seda, encontrando un asidero histórico de alto valor como lo fue el imperio mongol. Se aborda un periodo de guerras y conflictos en Asia menor, rico en tramas y personajes con arcos narrativos impresionantes. La producción aborda el periodo en que Kublai Kan (Benedict Wong) persigue el sueño de su abuelo Gengis Kan en la conquista de la dinastía Song, último bastión de entrada para el sur de China, introduciendo una vastedad de figuras de la cultura china que enriquecen el relato. La trama es narrada a través de Marco Polo, quien a pesar de ser el personaje principal no lleva el peso narrativo; funge como un observador del episodio mongol en sus tensiones regionales, convirtiéndolo en testigo de los hechos, justo como en su libro Il milione. El vestuario y los escenarios están muy bien logrados. La incorporación de peleas de artes marciales al mejor estilo del cine wuxia aporta un nivel superior a lo que una serie de televisión acostumbra mostrar. Aún así, estas escenas no son mayoría y su tratamiento se apoya en el uso de cámara lenta para dotarlas de elegancia. El actor Lorenzo Richelmy hasta hace ocho meses era un completo desconocido fuera de su país. No sabía andar a caballo, no practicaba artes marciales, no dominaba la espada ni el arco y la flecha, y ni siquiera hablaba inglés. Sin embargo, sus ganas de conquistar a la audiencia americana hicieron que aprendiera todo eso en tan sólo seis semanas para poder protagonizar Marco Polo. Marco Polo nació y aprendió a comerciar mientras su padre y su tío, Niccolò y Maffeo, viajaban por Asia y, al parecer, conocieron a Kublai Kan, el quinto y el último gran Kan del imperio mongol y primer emperador chino de la dinastía Yuan. En 1269 ambos regresaron a Venecia y vieron por primera vez a Marco. Los tres se embarcaron en un épico viaje a Asia, en el que visitaron Armenia, Persia y Afganistán hasta llegar a China, recorriendo toda la Ruta de la Seda. En el viaje de regreso atravesaron el estrecho de Ormuz, desde el que llegaron a Venecia en 1295 tras un viaje de 24 años en el que habían recorrido más de 24 mil kilómetros y del que volvían cargados de riquezas. Es un interesante proyecto que no se puede pasar por alto y sobre todo que cada vez será más frecuente la televisión por demanda.

Comentarios