Que vengan más temporadas para Nuevas directrices

miércoles, 31 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La pieza de teatro de cámara Nuevas directrices en tiempos de paz se despide de un 2014 muy activo. Ofreció cuatro temporadas en distintos espacios de esta ciudad: La primera --para su estreno-- en el Foro A Poco No, luego en el Teatro Orientación, después en la Habitación 22 del Hostal Regina y la última en Carretera 45 Teatro. En el 2015 su panorama es incierto, así como lo es para el antagonista de la historia que Nuevas directrices nos cuenta. Un actor polaco llega al puerto de Río de Janeiro el 18 de abril de 1945 con el firme deseo de quedarse en Brasil como agricultor. Esa fecha clave entra en el periodo del final de la Segunda Guerra Mundial, durante el cual el teatro de operaciones europeo fue cerrado. Y, por otro lado, en Brasil, aquel día fueron liberados los presos políticos perseguidos por el régimen de Getulio Vargas. Un contexto de incipiente cambio para los personajes. Clautsewitz, el actor polaco, es interrogado por Segismundo, un burócrata insensible con antecedentes de torturador durante el gobierno de Vargas, pero quien otorga el sello legal para permanecer libre y sin riesgo en Brasil. La rigidez de Segismundo es infranqueable y se agudiza con el caso de Clautsewitz en la sala de inmigración. Bosco Brasil es autor del texto, premiado en 2002. Transmite una serie de apreciaciones distintas sobre el arte en tiempos de tensión sociopolítica. Como buen brasileño --hijo de pensadores como Paulo Freire-- hace énfasis en las palabras, los versos, las entonaciones y la memoria histriónica como herramientas prácticas para la vida. Y, a través del énfasis en el vínculo arte-vida, nos hace mirar al teatro como una cuestión muy concreta. Uno sale de la sala queriendo ser artista o confirma la vocación. Él es un referente del teatro de cámara latinoamericano. Ahora mismo Nuevas directrices también está representándose en Uruguay. Aquí en México, el montaje lo logran Gabriel Figueroa, en la dirección escénica; José Antonio Falconi, en la traducción del texto del portugués al español y en el rol del burócrata Segismundo; y Julien Le Gargasson, quien realizó el diseño de iluminación e interpreta al refugiado polaco. Ellos tres, junto a Israel Hernández, Xicoténcatl Reyes, Enrique Saavedra y Blenda conforman un colectivo que sembraron buenas semillas para el 2015. Y eligieron el espacio Carretera 45 Teatro, afín a sus modos de cooperación artística, para el cierre de presentaciones de la obra en el 2014. Pero que vengan más temporadas para Nuevas Directrices durante el próximo año.

Comentarios