"De magos, horóscopos... y caballos"

martes, 4 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- ¡Huy!, pueees sí. Soy un optimista de hueso colorado, estimados lectores; no lo niego y lo digo para que no se sorprendan de la presente. Soy de esos optimistas que creen en la astrología, de esos que cuando leen su horóscopo e una publicación equis y no le es favorable, consulta otras hasta que encuentra el más propicio, ¿qué les parece? Para el lector que por ese optimismo que me embarga puede parecerle que soy de carácter tornadizo, un ser veleta, le recuerdo que como bien dice el siguiente refrán: “de sabios es cambiar de opinión”… ¿no es así? Por lo que acabo de exponer, mis estimados, comprenderán mi alegría y entusiasmo al enterarme que, según el calendario chino, que inicia este 31 de enero de 2014, corresponde al caballo de madera presidir todo este año e influirá en el resto de los signos del zodiaco. No podía ser mejor la noticia, digo, para servidor, pues tan airoso, noble y brioso animal es el más grande de los cuadrúpedos amigo del hombre, que se encariña de manera especial con sus dueños, como lo demuestra por ejemplo la conducta de Bucéfalo (cabeza de buey), del que dicen que no toleraba que nadie lo montara, si no era el propio dueño, Alejandro Magno, y que se arrodillaba para facilitar la subida y bajada de su lomo al mismo, y al que salvó varias veces la vida en numerosos combates con sus vigorosas acometidas o retrocesos, saltos a un costado u otro y sus coces. Esa lealtad a su dueño fue correspondida por el mismo; cuando murió Bucéfalo, Alejandro, después de llorarlo, le hizo construir toda una ciudad como mausoleo: Bucefalia. Curioso, pero de todos los cuadrúpedos domesticados por el hombre, el caballo fue de los últimos; antes domesticó al perro, al gato, las ovejas y las cabras, a la vaca y al toro y al mismo burro, pero ninguno como él ha sido tan estimado y ha desarrollado actividades que han hecho de sus jinetes símbolos de sus países, como son el charro mexicano, el gaucho argentino, el cosaco ruso y el cowboy estadunidense. Los investigadores de la relación sobre el hombre y el caballo han llegado a la conclusión que sin el noble animal, la historia de la humanidad no sería la misma. ¿Exageración?... ¡Ahaha!... o en modo alguno… a poco que se recuerde la historia, se repara que el caballo ha participado en las grandes y significativas emigraciones del hombre… o díganme, mis estimados, ¿cómo se llevó en esencia la expansión de los USA hacia el Oeste?... ese cuadrúpedo también ha estado presente en las proezas y desastres de guerra… a este propósito bueno es recordar que los estudiosos de la estrategia militar, dicen que el triunfo de la caballería pesada visigótica en la batalla de Adrinópolis, llevada a cabo en el año 378 D.C., señaló el inicio, de más de mil años, en que la guerra se hizo casi exclusivamente a caballo, cuya importancia fue declinando en la medida en que la infantería fue disponiendo de armas y estrategias que hicieron costosas e inútiles las espectaculares y brillantes cargas de caballería, lo que ocurrió después de las guerras napoleónicas… igualmente el caballo fue parte importante en la fundación de imperios… ¿qué hubiese sido a Atila y del Gengis Kan sin sus hordas de jinetes?, es para pensarse, ¿o no?... los mismos estudiosos del tema, aludidos más arriba, afirman que incluso en las manifestaciones del arte, y no precisamente en la insignificantes, ahí ha estado, junto al hombre, el acaballo… lo que parece mucho decir… pero que no es más que poco recordar… para afirmarlo ahí están las efigies del caballo en las cavernas del hombre prehistórico, la estatua ecuestre del jefe de mercenarios Gattamelata, del florentino Donatello, que por varios siglos influyó en los escultores de toda Europa, como se puede apreciar en el estilo que Tolsá, el pañol él, utilizó en su popular Caballito, realizado en México, o el caballo en el cuadro Gernica, de Picasso, por ejemplo… Y en la más popular de todas las artes: el cine ¿uno de sus géneros más gustados y explotados no han sido llamadas películas de vaqueros, del oeste o de caballitos? Bien… estimados lectores de la presente, por lo expuesto en la misma, servidor considera que hay razones suficientes para decir: ¡arriba corazones! Y acoger con alegría y enjundia a este año del 2014, que ya ha cumplido su primer mes, por estar, según el calendario chino, bajo la influencia del caballo… ¿que los escépticos nos critican y hasta se ríen de nosotros?... allá ellos… pues la verdad es que somos muchísimos más los que creemos en la magia, magos, astrología y horóscopos… ¿o no es así?... y recuerden que en el libro de los libros: la Biblia, están presentes la magia, los magos y la astrología… por algo será… ¿o no? Con mis más sinceros deseos de los mejor para los lectores de la presente. JUAN CAMA LEÓN

Comentarios