Her: Toda historia de misterio comienza con una mujer

miércoles, 19 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Uno de los grandes misterios de la humanidad gira en torno al amor. Al año se consumen millones de historias amorosas y se escriben vastos tratados para triunfar en él. La tecnología con sus redes sociales y teléfonos “inteligentes” se ha unido a esta aventura. Ella (Her, EU-2014), dirigida por Spike Jonze, es un ensayo en el futuro acerca de la naturaleza de las relaciones amorosas en donde Theodore (Joaquim Phoenix), un escritor herido por su reciente separación, se refugia en un nuevo sistema operativo que promete ser lo último en tecnología: un software inteligente e intuitivo, diseñado para aprender y por lo tanto evolucionar. El software se adapta al usuario y se convierte en lo que este necesita. Y resulta que lo que el personaje necesita es una mujer que se llama Samantha, una chica linda, empática y con muchas ganas de complacer a Theodore. No resulta ninguna sorpresa que el protagonista se enamore, lo cual resulta hermoso y a la vez terrorífico: por un lado tiene todos los elementos idílicos del enamoramiento, pero es con un ente extraño que parece tener vida, sin embargo es una mera ilusión; lo curioso es que todas las etapas del enamoramiento se manifiestan en esta relación. ¿Hasta qué punto estamos también programados para vivir el amor? Y en ese tenor, ¿hasta qué punto podemos ser artífices de nuestro propio destino? ¡Y es que el amor que vive el protagonista es real! Al menos en el momento en que esto ocurre, es similar al ver un oasis en medio del desierto; mientras uno no se da cuenta que esto es una ilusión, nuestro cerebro lo percibe como real. Con más o menos tecnología, nuestra dificultad para entablar relaciones amorosas estará ahí, por los siglos de los siglos. Y al final de la ilusión… ¿qué queda?  Para eso deberán ver Ella y vivir la aventura del amor.

Comentarios