Pues sí... pero no (1 de 3)

martes, 25 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Sí, era mía, era hermosa y brillante, pero sobre todo era mía y me prometía mil placeres y satisfacciones infinitas, pero se me escapó de las manos y se fue rodando y cuando la quise rescatar y hacerla de nuevo mía, vi con asco, con repugnancia que estaba en la inmunda porquería. Reflexioné cuál sería el medio para rescatarla, y mientras meditaba, entre ella y servidor se estableció la siguiente corriente de pensamientos: Ella.- Anda, no seas remilgoso, pues bien sabes que por bajo que caiga o vil sea mi procedencia, todos los humanos me codician y no sabéis o no podéis vivir sin mí, con alborozo cuando me tienen y con anhelo de poseerme cuando no me tienen. Servidor.- ¡Presumida!, que bien sabes que por milenios vivimos sin necesitarte para nada. Ella.- ¡Ji, ji, ji!...!cierto¡, cuando eran más animales que hombres… pero cuando me inventaron, desde ese momento siempre he estado entre ustedes pues les he sido y soy de lo más útil bajo las diferentes formas que me han dado y siguen dándome. Servidor.- Sigues presumiendo. Ella.- Puede…pero esa es la verdad… pues es imposible que vayas a negar que siempre estoy en sus pensamientos, pues les guste o no les guste, de algún modo de mí depende que tengan una buena vida o bien que sean infelices y hasta miserables e incluso mueran… ¡Ah¡ con razón dicen los de tu especie que “los duelos, con pan son menos”… ¿y yo no soy imprescindible para adquirir ese pan? Servidor.- con pesar debo admitir que es verdad lo que dices… ¡ay del tiempo en que no te necesitábamos… Ella.- Anda, no te amohínes… piensa más bien en todos los beneficios que he proporcionado a tu especie. Reflexiona. Gracias a mí son diferentes a las bestias, como observó, y lo hizo bien, Gertrude Stein …analiza… y comprobar que si bien es verdad que la ida se la deben a su padre y a su madre, no lo es menos que, en esencia, la conservan y la alargan gracias a mí… piensa, piénsalo bien y tendrás que admitir… si es que no eres un obcecado o un torpe mental…que gracias a mi ductilidad y flexibilidad, a mi don de ubicuidad, a mi facultad de estar en diferentes lugares y en diversas formas… como Proteo, dios que cambiaba de forma cuando quería… he llegado a tanto poder, sobre sus personas como en sus sociedades, que he conformado y conformo sus personalidades y he dirigido y dirijo sus relaciones sociales en gran medida… Servidor.- ¡ey, ey¡ para el carro…reconozco que sería tonto de mi parte el no reconocer los méritos que te atribuyes… pero aplica el freno, pues considero que te estás equivocando de carril. Ella.- ¿Yooo?... al contrario… yo no soy culpable de nada, simplemente actúo… y de ustedes los humanos, depende que mi ductilidad y mi diversidad hayan hecho de mi una de sus invenciones más útiles para ustedes, los humanos… por lo que gracias a mi pueden, como individuos, obtener todo , si no es que casi todo lo necesario para sostener sus vidas sin necesidad de que tengan que hacer personalmente lo que necesiten para ello… igualmente mi ductilidad y ubicuidad sirvió para facilitar, aumentar y robustecer la cooperación entre los hombres…para socializarlos… y con ello hice posible que establecieran aldeas, fundaran ciudades instituyeran reinos e incluso imperios… como también he sido y soy, en grandísima parte, autora de la globalidad a la que respiran… En este punto, estimados lectores que han seguido mi carta a este buzón, decidí rescatarla. Me puse una bolsa de plástico en la diestra para sustraerla de la inmundicia y hacerla de nuevo mía, pues se trataba de una moneda de oro… ¿y qué creen qué paso?...¡Que desperté! Todo había sido un sueño. Y si los sueños son un elemento importante en nuestras vidas, como dice la oniromancia, ¿qué puede significar el mío? Esa curiosidad por saberlo me llevó a toda una serie de reflexiones por demás curiosas, mismas que considero que pueden ser de cierto interés para el lector, más las mismas serían motivo de otra carta a este buzón. Tienen mi promesa que así será. Hasta entonces. LIGORIO DE R’REVUELTAS

Comentarios