Deceso de García Márquez, primera plana en todo el mundo

jueves, 17 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La noticia de la muerte del escritor colombiano Gabriel García Márquez, ocurrida este jueves cerca de las 14:00 horas, se difundió con rapidez en los diferentes medios de comunicación mexicanos y trascendió a los internacionales, como el New York Times, que lo calificó de “maestro exuberante del realismo mágico” y “gigante de la literatura del siglo XX”, o Los Angeles Times, en donde se recuerda que, como Ernest Hemingway, Gabo también fue periodista. El nombre del Premio Nobel de Literatura 1982 ocupó las primeras notas de diversos periódicos: Le Monde, lo destaca igualmente como uno de los más grandes escritores del siglo XX; Corriere della Sera habla de Cien años de soledad como una obra exuberante, libertaria, exótica, que transforma un lugar imaginario como Macondo en un sinónimo de vida alternativa. En la prensa peruana se recordó la pelea, con todo y golpes, que tuvo con el también Premio Nobel Mario Vargas Llosa el 12 de febrero de 1976, durante la proyección de la película Odisea en los Andes, en una cine de la Ciudad de México. Vargas Llosa llegó y le dio un puñetazo en la cara al colombiano, que no tuvo tiempo de reaccionar y cayó al suelo. El hecho los distanció para siempre. Las versiones para explicar el suceso han sido: que García Márquez quiso “robarle” la mujer al peruano; las posiciones políticas de Gabo; y que tanto él como su esposa Mercedes aconsejaron a la esposa de Vargas Llosa, Patricia, que lo abandonara porque lo engañaba con una modelo. Entrevistado hoy por una televisora extranjera, Vargas Llosa expresó sobre la muerte de García Márquez, sin detener el paso: “Ha muerto un gran escritor cuyas obras dieron gran difusión y prestigio a la literatura de nuestra lengua, sus novelas le sobrevivirán y seguirán ganando lectores por doquier. Envío condolencias a su familia.” Evocaciones Los canales culturales de la televisión mexicana Once y 22 no reaccionaron con la misma premura que el canal 4 de Televisa, que inmediatamente comenzó a transmitir un programa especial en el cual se escucharon en vivo las voces de Julio Patán, Homero Aridjis, Rafael Pérez Gay, Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, entre otros, al tiempo que imágenes antiguas y recientes del autor de El coronel no tiene quien le escriba se repetían continuamente, o se enlazaba la señal hasta la casa del escritor en el Pedregal, por lo cual pudo atestiguarse el momento en que ingresó al domicilio la carroza que llevaría el cuerpo de García Márquez hasta la funeraria J. García López, lo que ocurrió pasadas las 17:00 horas. Una hora después, el Canal 22 inició su propia transmisión en la cual se pudo ver a García Márquez en diferentes momentos en los cuales la emisora cultural lo entrevistó, cubrió sus conferencia o realizó entrevistas a diferentes autores, como Ana Clavel y Jorge Fernández, quien relató que luego del Nobel García Márquez ya no aceptó ningún premio. En ambos medios también se transmitieron fragmentos de la ponencia del escritor colombiano en el Primer Congreso Internacional de la Lengua Española, realizado en abril de 1997 en Zacatecas, titulada Botella al mar para el Dios de las palabras, en donde causó polémica al proponer la “jubilación” de la ortografía. Las instituciones públicas como el Instituto Nacional de Bellas Artes, Fondo de Cultura Económica y Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de México manifestaron pesar por el fallecimiento del escritor. Y la Secretaría de Relaciones Exteriores expresó las condolencias del gobierno mexicano al gobierno y al pueblo de Colombia. A su vez, Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, informó a través de su cuenta de Twitter que la tarde del próximo lunes 21 se llevará a cabo en el Palacio de Bellas Artes un homenaje nacional a García Márquez, a quien llamó en el mismo espacio “amigo entrañable… equivalente en español a los grandes escritores rusos de los siglos XIX y XX” El Conaculta envío un comunicado con una breve semblanza del escritor nacido en Aracataca, Colombia, el 6 de marzo de 1927. En ella se recuerda que él relató que a una de sus tías, llamada Francisca, le gustaba mucho tejer y lo hacía todos los días. El niño Gabriel le preguntaba por la colcha a la cual había dedicado meses de trabajo y ella le contestaba que era un alfombra mágica para emprender un viaje. Cuando el niño vio terminada la pieza, en el funeral de su tía, se trataba en realidad de la sábana mortuoria con la que ella pidió ser envuelta poco antes de suicidarse. Ese hecho lo marcó para siempre.

Comentarios