Entre luto y fiesta, el Día Mundial del Libro en Bellas Artes

domingo, 20 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Con el duelo por las recientes muertes de Gabriel García Márquez, Juan Gelman y Álvaro Mutis, así como los mexicanos Federico Campbell, José Emilio Pacheco, Luis Villoro y Guillermo Tovar de Teresa, el director general de Publicaciones del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Ricardo Cayuela, dio inicio a las actividades del Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. En una ceremonia realizada este día en la explanada del Palacio de Bellas Artes, el funcionario indicó que además de recordar a los autores arriba mencionados, el Día Mundial del Libro será espacio también para los homenajes nacionales que se están realizando a lo largo de este 2014 para los escritores Octavio Paz, Efraín Huerta y José Revueltas, con motivo del centenario de su natalicio y a quienes llamó “gigantes de las letras mexicanas, tres rebeldes que tuvieron un gran éxito literario”. En un comunicado, el Conaculta informó que Cayuela estuvo acompañado por la senadora Blanca Alcalá, presidenta de la Comisión de Cultura de la cámara alta; Epigmenio León, subdirector de Literatura y Autores de la Coordinación Nacional de Literatura; y María Cortina, directora de Proyectos Especiales de la Secretaría de Cultura del Distrito Federal. Instituido en 1995 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Día Mundial del Libro se conmemora el 23 de abril de cada año porque oficialmente murieron ese día, en el año 1616, el escritor español Miguel de Cervantes Saavedra, el inglés William Shakespeare y el inca Garcilaso de la Vega. Lo cierto es que Cervantes falleció el 22 y fue enterrado el 23 en la Iglesia del Convento de las Trinitarias Descalzas, en Madrid. Shakespeare sí murió el 23 de abril, pero en el calendario juliano, que es para el gregoriano -usado universalmente- el 3 de mayo. El escritor nacido en Cuzco, Nueva Castilla (hoy Perú), Gómez Suárez de la Figueroa, conocido como el inca Garcilaso de la Vega es el único que sí falleció el 23 de abril de 1616. Al margen de estos detalles, el Día Mundial del Libro tiene como propósito fomentar la cultura y protección de la propiedad intelectual y el derecho de autor. Fue aprobado el 15 de noviembre en la Conferencia General de la UNESCO realizada en París en 1995. Cayuela consideró paradójico llevar a cabo un día de fiesta del libro, con el luto por el fallecimiento de los escritores ya mencionados. No se alude en la información proporcionada por el Conaculta a la también escritora y poeta Helena Paz Garro, hija de los autores Octavio Paz y Elena Garro, quien murió el domingo 30 de marzo en Cuernavaca, Morelos, justo la víspera del centenario del natalicio de su padre y del homenaje que se le rindió en el Palacio de Bellas Artes. El Día Mundial del Libro se abrió a las afueras de dicho recinto ubicado en avenida Juárez y Eje Central Lázaro Cárdenas, con la lectura del cuento La luz es como el agua, de Gabriel García Márquez. Posteriormente la escritora Ana García Bergua ofreció una charla sobre Federico Campbell, nacido en Tijuana en 1941, quien falleció en febrero pasado. Para García Bergua, el narrador, ensayista, periodista y traductor Campbell fue un hombre “ameno y cultísimo, como pocos escritores”. Decidió hablar acerca de él para que su memoria no se pierda y esté presente su obra, entre la cual figuran libros como Máscara negra, Pretexta y Transpeninsular, y el último Padre y memoria. Las actividades del Día Mundial del Libro concluyen esta noche a las 19:00 horas. Y mañana lunes a partir de las 16:00 horas, con la presencia del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se llevará a cabo el homenaje nacional a Gabriel García Márquez, en el interior del Palacio de Bellas Artes, que ya luce en su fachada enormes pendones con la imagen de Gabo en blanco y negro.

Comentarios