"Keramiká", alfarería divina de la Grecia antigua

martes, 29 de abril de 2014
MÉXICO, D.F.(apro).- En el Museo Nacional de Antropología  (MNA) se exhibe la muestra Keramiká. Materia divina de la antigua Grecia, exposición organizada con una parte de las colecciones del parisino Museo del Louvre, por el Conaculta y el INAH. El título de esta exhibición abierta hasta el 25 de mayo en el MNA resulta más que adecuado. Keramiká integra 94 piezas de alfarería fabricadas hace más de dos mil años provenientes de la Antigua Grecia para utilidad cotidiana; pero además nos ofrece la enorme riqueza y magia artística de alfareros y alfareras en aquellos tiempos precristianos para representar figuras humanas, míticas y divinas de su universo cultural, al plasmar ideas y formas estéticas de su singular filosofía. Cerámica es una palabra vetusta usada en múltiples idiomas (ceramics en inglés, keramiker en sueco), cuyo origen deriva del griego ????????? o keramikos, “sustancia quemada”) y según Wikipedia es “el arte de fabricar recipientes, vasijas y otros objetos de arcilla o barro”. Las obras aquí conjuntadas en barro y mármol permiten reconocer imágenes que brindaron las bases al pensamiento de culturas posteriores por Europa, América y Asia. Mitos del panteón griego que aparecen en la cerámica desplegada para dar testimonio de la relación de los dioses de Grecia con los mortales, trabajo que ha perdurado desde los siglos IV al III antes de Cristo en vasijas, copas, platos, urnas y ánforas para uso diario y celebraciones, gestas olímpicas, ofrendas o ceremonias funerarias. Los cinco mármoles presentes surgieron en Atenas, entre 520-530 antes de Cristo y fueron realizadas en relieve. Casi todas las vasijas aquí expuestas relatan los cultos dionisiacos, antecesores de los que retomó en el imperio romano con Baco, por ejemplo; e igual en los ritos judeocristianos que marcaron nuestra cultura occidental. Nos maravillan las deidades majestuosas del Olimpo personificadas en Keramiká: Zeus, Atenea, Apolo, Hermes, Artemisa, Afrodita, Hera, Poseidón y Perséfone reinan en la cerámica que al ser enterradas como ofrendas se conservan. Algunas de ellas llegan a medir 70 centímetros. La museografía de Keramiká estuvo a cargo de José Enrique Ortiz coordinador de Museos y Exposiciones del INAH, quien plantea una lectura para que el visitante pueda ir descifrando la visión de la vida religiosa en la antigua Grecia, más allá de  la historia política y social. Podemos encontrar a partir de las genealogías divinas toda una cosmogonía capaz de abrir las preguntas sobre el origen del mundo y la relación del hombre con los poderes supremos. Sin duda Keramiká es una muestra interesante y hermosa que vale la pena visitar y con la cual el INAH celebra su 75 aniversario.