Río 2, colaboración y ecologismo

martes, 29 de abril de 2014
MÉXICO, D.F., 29 de abril (apro).- Blue y Perla son una pareja feliz. Viven una buena vida en Río de Janeiro, tienen tres preciosos hijos, y amigos buena onda. Bueno, tienen casi todo… Pero resulta que Perla, Blue y los niños son los últimos de su especie y eso genera una suerte de desesperanza en Perla. Todo cambia cuando descubren que sus cuidadores, Linda y Julius, han descubierto que podría haber más guacamayas azules en algún lugar del Amazonas. En ese momento, Perla decide hacer un viaje familiar con Julius y Linda para ayudarlos a buscar a lo que puede ser el resto de la especie. Por su parte, Blue no está muy seguro de ese viaje… Y es que finalmente él se ha convertido en un pájaro de ciudad y la idea de lo salvaje no le llama mucho la atención. Blue decide realizar el viaje para hacer feliz su esposa. La familia llega a la jungla y efectivamente descubre a una “nación” de guacamayas azules, entre las cuales Perla se topa con viejos y queridos conocidos, lo cual cambiará la relación entre ella y Blue. No conforme con tener que recomponer su matrimonio y la imagen que tiene de sí mismo, Blue as su vez se topará con un antiguo enemigo y un grupo de deforestadores voraces que amenazan con acabar con cuanta especie se encuentre en su camino, mientras Julius y Linda se hallan en peligro. Blue deberá sacar lo mejor de sí mismo y demostrar que no es una mascota común y corriente. Dirigida por Carlos Saldanha, la cinta Río 2 invita a la reconexión con nuestras raíces; no importa que tengamos una vida de comodidades si al final de todo olvidamos quiénes somos por olvidar nuestro pasado. Aunque el filme trata el tema de la ecología desde el punto de vista de las carismáticas guacamayas azules, la temática del reencuentro de nuestras raíces puede aplicar para todo. Río 2 es una de las mejores cintas del verano, el equilibrio perfecto entre entretenimiento, una buena historia y discurso.

Comentarios