En Zacatecas el primer Instituto Regional del Patrimonio Mundial

martes, 8 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de cinco años, el pasado martes 1 de abril se formalizó en una ceremonia en el Salón Morelos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la creación del Instituto Regional del Patrimonio Mundial en Zacatecas, el primero en México, cuyos propósitos son proteger y conservar el patrimonio cultural y natural de la región conformada por México, Centroamérica y el Caribe. Desde octubre de 2009, la Cancillería anunció que, como resultado de los trabajos de la 35ª Conferencia General de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), realizada en París, Francia, se aprobó la creación de once centros “de categoría dos” en el mundo y Zacatecas sería la sede de uno de ellos, que se instalaría en la Antigua Casa del Conquistador Cristóbal de Oñate en la capital zacatecana. La iniciativa tuvo el apoyo de la entonces gobernadora Amalia García y entre sus funciones se mencionaron la de “formar y capacitar a quienes se dedican a preservar el patrimonio de la humanidad”, así como la  investigación, promoción, difusión, monitoreo y control del patrimonio cultural y natural de la entidad, así como de la región ya mencionada. Pero además establecería un diálogo con Estados Unidos y Canadá. Se anunció en aquel momento que comenzaría su labor en 2010. Ahora, según declaró la representante de la UNESCO, Nuria Sanz Gallego, en el acto en la SRE, existen ya más de 80 centros categoría II auspiciados por el organismo internacional. El de Zacatecas, agregó, deberá “alinearse con las políticas y los grandes ejes de coordinación internacional”. Se dijo también en el comunicado de la Cancillería que el instituto “permitirá que los sitios del patrimonio mundial sirvan como detonantes del desarrollo de las comunidades en las que se encuentran, además de preservar el desarrollo sustentable de sus áreas, en consonancia con las agendas de desarrollo de cada país”. Cabe señalar que es un aspecto que los especialistas en temas del patrimonio han cuestionado. Han señalado que la inclusión de sitios en la lista de patrimonio mundial persigue más fines de explotación turística que de conservación, y que no puede verse al patrimonio cultural como un “recurso” para el desarrollo pues se trata de bienes no renovables. En su comunicado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) indicó que el instituto zacatecano deberá instaurar un consejo de administración y crear un programa y una estrategia de comunicación. Luego, en dos años, deberá rendir un informe al Consejo Ejecutivo de la UNESCO y en seis se definirá la continuidad del instituto. La creación de este instituto se oficializó con la firma de un acuerdo “modificado” por el canciller José Antonio Meade Kuribreña; Nuria Sanz, titular de la oficina de la UNESCO en México; y Miguel Alonso Reyes, gobernador de Zacatecas. Para Meade Kuribreña esta nueva instancia abre “la posibilidad de que hoy podamos trabajar con la UNESCO y con el INAH, nos ayudará a que juntos podamos identificar y continuar inscribiendo nuevos sitios en la Lista de Patrimonio Mundial, y trabajar en su preservación para que el patrimonio sobreviva a los procesos del cambio climático, a los embates del turismo y sea uno de los elementos que distinga la labor y los retos de urbanización”. Reyes anunció que el consejo de administración será integrado por nueve representantes de los países participantes de la región. Dijo asimismo que “se han definido con mayor precisión los objetivos del instituto, que son aportar al desarrollo sostenible mediante la promoción de buenas prácticas de conservación y manejo del patrimonio cultural y natural, impulsar la investigación del mismo, en particular, de los bienes inscritos en la Lista Representativa, establecer un centro de documentación de los bienes de la región y compartir conocimientos técnicos especializados con la UNESCO”. Presente también en el acto oficial, María Teresa Franco, directora del INAH, aseguró que a través de su dirección del Patrimonio Mundial, este instituto colaborará con el gobierno de Zacatecas para garantizar el “correcto” cumplimiento “del espíritu” de la Convención de Patrimonio Mundial creada en 1972. Consideró importante asegurar en el futuro una Lista del Patrimonio Mundial “más representativa, equilibrada y creíble”. Y habló de algunos de los problemas que impactan la conservación del patrimonio, como “el desmesurado crecimiento urbano, la densidad demográfica y la demanda de servicios e infraestructuras sociales”, informó el propio INAH. No aludió a otros aspectos como el turismo, los proyectos de explotación de compañías mineras o la realización de conciertos y festivales masivos, por ejemplo. Asistieron también a la ceremonia los embajadores de la región de Centroamérica y el Caribe acreditados en México, la coordinadora residente y representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Marcia de Castro; y el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la cancillería, embajador Juan Manuel Gómez Robledo.

Comentarios