Fallece la poeta mexicana Carmen Alardín

domingo, 11 de mayo de 2014
MÉXICO D.F. (proceso.com.mx).- La poeta mexicana Carmen Alardín, galardonada con el Premio Xavier Villaurrutia 1984, falleció la madrugada de este sábado a los 80 años. Alardín, originaria de Tampico, Tamaulipas, murió alrededor de las 2:00 horas después de haber llegado a la Ciudad de México procedente de Monterrey con su esposo Ramiro Garza, indica un comunicado de prensa del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) emitido anoche. La Secretaría de Cultura del DF y el Instituto Nacional de Bellas Artes externaron su pesar por el deceso de Alardín. Nacida en 1933, estudió la licenciatura en Letras Alemanas y una maestría en Letras Mexicanas por la Universidad Nacional Autónoma de México. También realizó una especialización en el Goethe Institut de Munich, Alemania. “Sólo sé que cada vez que Carmen mira a su alrededor encuentra poesía, y si no la hay la inventa con su prodigiosa pluma”, dijo René Avilés Favila. El trabajo poético de Alardín abarca temas como el amor, la vida y el deseo. Entre sus obras destacan: El canto frágil (1951), Pórtico labriego (1953), Celda de viento (1957), Después del sueño (1960), Todo se deja así (1964), No puede detener los elefantes (1971), Canto para un amor sin fe (1976), Entreacto (1982), La violencia del otoño (1984), por la que recibió el galardón Villaurrutia; La libertad inútil (1992), Caracol de río (2000) y Miradas Paralelas (2004). En 1991 la UNAM dio a conocer una selección de su obra poética en un disco de colección denominado Voz viva de México, y en 2004 el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de Nuevo León instituyó el premio literario Carmen Alardín. Cuando celebró 55 años de labor poética, Carmen afirmó: “Sentir que si no se escribe, se muere o estalla, aunque los poemas sirven para nada, se disfrutan y punto, lo que sí sirve es la palabra (…), nadie pone en el periódico: se solicitan poetas”. A Carmen Alardín le sobrevivien su esposo Ramiro y sus hijos Jaime y Ana Silvia Garza. Su cuerpo es velado en la funeraria García López de Miguel Ángel de Quevedo.

Comentarios