Rodere Rostrum, nueva propuesta de Hamsters

domingo, 11 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Integrado por egresados de la generación 2010-2013 de la carrera de Artes Visuales de la entonces  Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP), ahora Facultad de Artes y Diseño (FAD) de la Universidad Nacional Autónoma de México, el colectivo de pintura Hamsters se propuso fundar el Centro de Operaciones Pictóricas para involucrar a los habitantes de la colonia Santa María la Ribera con la creación plástica. Luego de haber presentado varias exposiciones colectivas con la obra de sus miembros (Mónica Areli Figueroa Ramírez, Ángel Andrés Orea Hernández, Marcos Valentín González Cruz Foreman, Omar Yair Ibáñez Hernández, Alejandra Mosig Mendoza, Christian Jareth Figueroa Molina y Melissa Andrea Paredes Requena), inició un ciclo de muestras individuales. La primera de ellas fue Ciudad anónima, de Foreman, actualmente se exhibe Rodere Rostrum, con una selección de retratos de Ángel Orea, quien transforma el rostro de sus modelos en “una metáfora del consumo y desgaste de las imágenes, de los individuos representados” (fantasticocotidiano.com/rodererostru/): “Rodere Rostrum no es más que roer el rostro (…) y a la vez del proceso de construccio?n de una imagen a partir del desbastamiento y adiccio?n tanto fi?sica como simbo?lica para llegar a la representacio?n. La pintura, mediante el lente de este pintor, nos enuncia la representacio?n como una conclusio?n del proceso constructivo de la pintura: aglutinantes, colores y superficies connotan una forma reconocible, sin dejar de lado las cualidades propias de los mismos, es ma?s las exaltan, con la intencio?n de a su vez evidenciar la cualidad ‘construida’ de la misma representacio?n, por no decir realidad, o a su vez, del devenir histo?rico. Los conocimientos arrojados por las disciplina humanas son a grosso modo cu?mulos de relaciones entre sucesos, personajes y espacios definidos, estructura primaria compartida en la pintura de A?ngel Orea, que mediante el retrato se permite evocar una relacio?n directa entre las figuras, el espectador y el creador”. Según información de la UNAM, los jóvenes de Hamsters definen su grupo como “un laboratorio de producción, intercambio, experimentación y divulgación abierto no sólo a sus colegas pintores, sino a la interdisciplinariedad, por lo que formularon una invitación permanente a profesionistas de otras carreras a colaborar o debatir sobre cualquier tema pertinente”. Hace un recuento de las exposiciones que se han presentado en el Centro de Operaciones Pictóricas, ubicado en la calle de Laurel 41, colonia Santa María la Ribera, entre ellas Obra negra, con la cual se inauguró el espacio; Pensar-pintura; y Compre sus tamales allá y sus dibujos acá, en la cual hicieron una venta de obras y tazas pintadas. El grupo se considera independiente porque su financiamiento proviene de sus propios integrantes y el apoyo de los ciudadanos, lo cual les permite moverse fuera de las instituciones: “No hay otra iniciativa similar (de pintura) en México; parte del proyecto consiste en generar público con visión crítica”, señalan a través de la información de la UNAM. Las próximas exposiciones individuales serán de Ibáñez Hernández, Paredes Requena y así sucesivamente. A fin de año se ofrecerá una segunda muestra colectiva. La individual de Orea puede visitarse de lunes a viernes de las 11:00 a las 18:00 horas, previo aviso, y en su sitio www.hamsters.com.mx, hasta el próximo 25 de mayo.