Disputan disqueras derechos de 13 canciones de Bob Marley

martes, 13 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Dos compañías discográficas, Cayman Music y Blue Mountain, luchan ante un tribunal de Londres por los derechos de 13 melodías del compositor y músico jamaiquino Bob Marley, entre las que se encuentra la popular No woman, no cry. Este martes, un juez de la Alta Corte escuchó los alegatos de cada empresa y se espera que el juicio finalice esta misma semana, según los medios informativos de ese país. Cayman Music sostiene que, cuando esos materiales fueron escritos a finales de la década de los sesenta, el Rey del Reggae aún estaba sujeto a sus condiciones de contrato y que esas 13 canciones en disputa no forman parte del acuerdo que se estableció con Blue Mountain. Las canciones fueron escritas entre 1973 y 1976, cuando Marley trabajaba para ambos sellos discográficos. El problema es que el célebre cantante no firmó las canciones, sino que las atribuyó a otros. Por ejemplo, el crédito de No woman, no cry fue para Vincent Ford, según algunas versiones para eludir obligaciones contractuales y según otras para asegurar que su amigo de infancia tuviera ingresos para sus obras benéficas. En el juicio se destacó que los derechos de esas composiciones valen millones. Las otras 12 canciones que Cayman Music reclama son Crazy baldhead, Johnny was, Natty dread, Positive vibration, Rat race, Rebel music (Road block), Talking blues, Them belly full, Want more, War, Who the cap fit y So Jah she. Hacia 1992, 11 años después de la muerte de Marley, Cayman Music y Blue Mountain firmaron un acuerdo para que la segunda se quedara con el catálogo de Marley; sin embargo, la primera argumenta que esas 13 canciones no formaban parte del acuerdo, algo que Blue Mountain ignoró. Ian Mill, abogado de Blue Mountain, especificó que no había motivo para dejar fuera una parte de las canciones y que “la lisa intención” del acuerdo de 1992 era “transferir todos los derechos”. El pleito se da justo cuando se cumplen 33 años del fallecimiento del guitarrista (11 de mayo de 1981) y en momentos en que en Jamaica acudieron miles de fans a rendirle un homenaje, como ocurre cada año. El intérprete murió a los 36 años a causa de cáncer. Su verdadero nombre era Robert Nesta Marley y fue pionero en la lucha por la igualdad y la fraternidad de todos los seres humanos, dando voz a la raza negra frente a una realidad de injusticias. Debido a la espiritualidad que emanaba de sus canciones, tuvo problemas para encontrar representantes, no obstante, a principios de los setenta trabajó con Lee Perry, un productor que revolucionó su propuesta musical. El documental sobre la vida del músico, titulado Marley y dirigido por el francés Kevin Macdonald, se estrenó en Costa Rica para conmemorar los 33 años del deceso del guitarrista. Ahora sus seguidores siguen atentos la riña por No woman, no cry, uno de los temas que se ha convertido en himno de la lucha contra la discriminación racial.