UdeG rinde homenaje a Emmanuel Carballo

viernes, 2 de mayo de 2014
GUADALAJARA, JAL., Un poco tarde pero la Universidad de Guadalajara (UdeG) rindió este mediodía un homenaje póstumo al escritor y crítico literario Emmanuel Carballo, maestro emérito de esta casa de estudios e impulsor de su Feria Internacional del Libro (FIL). Fallecido el domingo 20 de abril en la capital del país, los restos de Carballo fueron traídos al Paraninfo de la UdeG, espacio donde autoridades civiles encabezadas por el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, así como las universitarias a cargo de Tonatiuh Bravo Padilla, rindieron los honores correspondientes ante profesores, estudiantes y familiares del desaparecido. Durante varios minutos, Bravo Padilla, acompañado por el gobernador Aristóteles Sandoval, el vicerrector ejecutivo Miguel Ángel Navarro Navarro y por el secretario general de la UdeG, Alfredo Peña Ramos, hicieron una guardia de honor. El rector dijo que en la Universidad de Guadalajara se siente el gran vacío que deja Carballo en el panorama de las letras y cultura nacionales. En seguida, acotó: “Extrañaremos, desde luego, al ser humano que se distinguió por su honestidad y profesionalismo; al creador dueño de una envidiable visión intelectual, artística y política, así como al maestro y divulgador generoso, quien lo mismo compartía sus conocimientos con colegas y discípulos que impulsaba a los jóvenes talentos literarios". Carballo, expresó Bravo Padilla, fue además gran promotor cultural, siempre atento al devenir de esta institución e impulsor destacado, junto con otros personajes, de grandes proyectos como la FIL, en la cual fue jurado del Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez, desde su arranque y hasta el año 2011. "Emmanuel Carballo fue un gran académico, un gran creador, un investigador y, sobre todo, un extraordinario universitario", sostuvo. También reconoció en el intelectual sus aportes como historiador, crítico y periodista literario, quien por igual cultivó el cuento y el ensayo y fue impulsor de nuevos talentos en el mundo de la literatura. Luego de subrayar la fuerte personalidad y la destacada inteligencia de su padre, Pablo Carballo Villaseñor recordó que éste se ligó a la Universidad un 1 de septiembre de 1950, y que siempre tuvo interés y tiempo para dedicárselo a los jóvenes como académico. "Sus juicios literarios son un modelo estético”, remarcó.

Comentarios