El nuevo rock de Sergio Bustamante (1934-2014)

miércoles, 28 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Tendría yo ocho años de edad cuando Discos Velvet de México sacó un disco sencillo de 45 R.P.M. interpretado por Sergio Bustamante, con acompañamiento de la banda Spiders, que me movió mucho mi esqueleto: “La fiesta magna”.
¡Eh, e, e, e, eh! Escucha las guitarras, ya empiezan a afinar. Junto con el bajo que pronto va a sonar. ¡Llegó la batería y empiezan a tocar! Están armando la fiesta magna del nuevo twist…
Era 1963 y estaba de moda el twist, una variante bailable del rock’n’roll agitadón aunque bastante menos espectacular e ingenioso. Al lado opuesto del disquito con Los Spiders venía otro rock, el cual recuerdo haberle puesto nula atención de chavito, pero que hoy no me ha resultado tan indiferente: “Qué solo estoy”, una rola firmada también por Sergio Bustamante cuya voz siempre me pareció harto agradable para rocanrolear rico. Supuestamente, el tenorazo y varonil Bustamante, grabó con Los Spiders otros dos cortes más en la Velvet, “Canta viento canta” y “Sueño” (http://estroncio90.typepad.com/blog/2009/11/los-lun%C3%A1ticos-breve-semblanza.html). Y viene lo más importante… Años atrás, Sergio Bustamante había cantado en el primer disco de rocanrol grabado en México para Capitol, al frente del grupo Los Lunáticos conformado por Luis Alcaraz, al piano; Fernando Cataño, al bajo, y Vicente Martínez El vitaminas en la batería, quien con Sergio eran los mayores de edad en la banda pues ambos contaban con 18 años. En marzo de 1957 registraron “¿Por qué ya no me quieres?”, “El reloj”, “Zapatos de ante azul” y “Where Did You Get It” (cuando yo entonces tenía dos años de edad). Resulta curioso que Sergio Bustamante grabase asimismo una jocosa cancioneta del gran chicano que fue don Lalo Guerrero (el de Las tres ardillitas de Navidad), “Elvis Pérez”, cuya historia parodiaba al mero mero Rey del Rock pero como si fuera un trovero vernáculo y mariachi. La última rola de Bustamante y su conjunto Los Lunáticos fue “Ya vístete Kitty”. (http://estroncio90.typepad.com/blog/2009/11/los-lun%C3%A1ticos-breve-semblanza.html) En su carrera solista como rocanrolero antes de convertirse en primer actor, Bustamante registró con Los Teen Tops su plato 45 R.P.M. “Pídele el carro a tu papá”, para la disquera Columbia. La década de los setentas vio despuntar al inquieto Sergio Bustamante en participaciones televisivas, cinematográficas y teatrales. Lo recuerdo particularmente en La Constitución y Los bandidos del Río Frío; pero sobre todo, en Los miserables de Víctor Hugo representando de manera magistral el papel de Jean Valjean. En los ochentas, por las películas Las glorias del gran Púas o Durazo. La verdadera historia, y en los noventas, por la telenovela Agujetas de color de rosa. Era uno de los histriones favoritos de mamá. Su rol de encarnaciones no podían pasar inadvertidas y algunas lo mostraban como un clásico intenso de nuestro mejor arte dramático. Fue entonces cuando vi anunciado un monólogo suyo (por él actuado y dirigido) en el Centro Cultural Helénico, de cuyo nombre no logro acordarme… Y picado de curiosidad, asistí a verlo. Todo un galán. Cuál sería mi agradable sorpresa en primera fila del teatro al hallarme a un par de metros de distancia con Sergio Bustamante, quien tocando la guitarra eléctrica comenzó aquella función interpretando él solito “La fiesta magna”, gruñendo como buen rocker salvaje pero soltando una letra ligeramente distinta a la original que le escuché cuando yo tenía ocho años:
Están armando la fiesta magna del nuevo rock. ¡Fuera las mesas!, que es la gran fiesta del nuevo rock…
Parecía que el tiempo no pasaba por él. Supe entonces que se había casado con una prima materna lejana de nombre Lourdes (Lula), mucho más jovencita que Sergio, ella se hallaba en aquella representación y nos saludamos muy contentos los tres. Algunas veces me los volví a encontrar juntitos en Coyoacán y por San Ángel, e incluso llegué a ver otras películas donde él actuaba y asistí a funciones suyas de teatro. Lula andaba cerca, obviamente era un amor recíproco más allá de cualquier límite mortal. Siempre le tuve un gran respeto a Sergio como artista y acabo de enterarme de su fallecimiento en Puebla el pasado jueves 22 de mayo, acaecido justamente en los brazos de “mi prima” Lula (a quien llamé el viernes por celular a la agencia Gayosso para darle mi más sincero pésame). Hoy que rememoro esos encuentros con él, considero que gracias a su talento y energía, me metí a oir más y más rock. Sergio era una persona entusiasta, simpática, pletórica de juventud, aún cuando su cabellera se le viera magra; y pese a haber nacido el 18 de octubre de 1934 (me llevaba 21 años), siento que hoy día conozco a pocos jóvenes quienes podían superarlo en simpatía, frescura y tolerancia. El tipo derrochaba buena onda. Como también doblaba voces, pude identificar la de Sergio Bustamante en varios personajes de la tele para series como Don Gato y su pandilla, Bat Masterson, Los intocables, Hechizada, Mi bella genio, Tiroloco MacGrow (¡recién compré todas las temporadas piratas fuera del Metro Taxqueña!)… Me caía re que te bien Sergio, y “La fiesta magna” me gustaba mucho de chiquito, al grado que la sigo oyendo al paso del tiempo como una joyita inocente de pequeño gran arte musical. Tenía al morir 79 años de edad y si pudiera escribir un epitafio para él, pondría: “El nuevo rock de Sergio 2014: su juventud se impone”. En verdad, hoy estoy triste por la partida del nuevo rock de Sergio Bustamante. (http://es.wikipedia.org/wiki/Sergio_Bustamante)

Comentarios