Celebridades de la música, bajo la lente de Annie Leibovitz en nuevo libro

martes, 10 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Michael Jackson, Lady Gaga, Patti Smith, David Byrne y The Blues Brothers son algunas de las tantas figuras musicales y del rock que destacan entre las fotos del nuevo libro en gran formato de la prestigiada fotógrafa norteamericana Annie Leibovitz para las novedades primaverales de la casa editorial TASCHEN. En edición de 476 páginas con formato de 56 x 69 centímetros, limitada a 10 mil ejemplares numerados y firmados, textos largos a cargo de la propia Annie Leibovitz y otros, así como los textos breves para cada pie de foto por Sharon Delano, este libro contiene cuatro diferentes cubiertas a elegir entre Patti Smith, David Byrne, Whoopi Goldberg y Keith Haring. En realidad, afirma Leibovitz en la entrevista de la revista TASCHEN que reproducimos al final para nuestros lectores, su libro que parece más “una instalación, un popurrí, una montaña rusa”. El precio de la edición de arte asciende a 4 mil euros y la edición coleccionista 2 mil 500 euros. Su venta para la monumental colección SUMO de TASCHEN incluye un atril diseñado por Marc Newson y la empresa italiana ALU, de trípodes Manfrotto. Annie Leibovitz fue de las primeras fotógrafas en publicar sus imágenes en un libro de la editora alemana TASCHEN, cuando en 1984 apareció su compilación gráfica a colores Annie Leibovitz Photographies en ediciones TASCHEN COMICS. El texto de la foto “Michael Jackson, Los Ángeles 1989”, dice: En la década de 1980, Michael Jackson era el artista más famoso del mundo. En 1982 lanzó su sexto disco en solitario. Thriller, que sigue siendo el álbum más vendido de todos los tiempos. El video de la canción que le daba su nombre se considera el video pop más influyente de la historia. Y el de “Lady Gaga, Nueva York 2011”: Lady Gaga es el nombre artístico de Stefani Germanotta, originaria del Upper West Side de Manhattan, es la estrella más rutilante del pop desde 2011, cuando grabó una versión jazz de “The Lady is a Tramp” a dúo con Tony Bennet. En el video musical, Lady Gaga realiza una actuación sugerente y desenfadada al más puro estilo de las cantantes de jazz. A decir de la revista de modas Vanity Fair acerca de esta gigantesca edición TASCHEN: “Los colores y los protagonistas se han reproducido con una claridad, una textura y una intensidad tan asombrosas que parece que van a desprender de la página. Basta una palabra para definir a Annie Leibovitz: insuperable.” Enseguida, la entrevista a Annie Leibovtz (AL) publicada en el reciente número de primavera de la revista TASCHEN, que lleva en portada una sensacional y muy graciosa fotografía tomada a la actriz Whoopi Godlberg en 1984, sumergiéndose en una bañera con leche (ver www.tashen.com). Retratos de nuestro tiempo –¿Te planteó algún problema reproducir tus cuadros en formatos tan grandes? AL.- Estaba acostumbrada a ver los retratos en formatos minimalistas –de 20 por 25 centímetros o de 37 por 35— pero ya había realizado impresiones gran formato antes. La primera vez que hice impresiones grandes de verdad –lo cual fue posible sólo porque trabajé en digital—fue para mí exposición femenina Women en la Corcoran Gallery de Washington D.C. en 1999. “Había visto las enormes impresiones de Chuck Close –sus autorretratos— el año anterior en el Museum of Modern Art. Juntó cuatro impresiones en Iris. El impresor de Close era David Adamson, así que fui a verlo y le pedí que realizara unas impresiones para mí. Para la exposición de Corcoran ampliamos una fotografía de mi madre y otra de Patti Smith. Estos sencillos retratos se convirtieron, de cierta forma, en referencias de la exposición. “Cuando recibí la carta de Benedikt Taschen ofreciéndome hacer un libro para la colección Sumo, me pareció un paso natural.” –¿Te llevaste alguna sorpresa cuando empezaste a trabajar el libro? –No al empezar, pero lo que ocurrió fue que el proceso acabó prolongándose durante bastante tiempo. Cuando vi que no íbamos a cumplir el plazo para sacar el libro, lo dejé reposar un poco, y cuando volví a examinarlo me di cuenta que necesitaba trabajarlo más. “Normalmente mis libros siguen un orden cronológico. En este libro hay obra más temprana al principio que más adelante, pero traté de abandonar la idea de cronología. No quería que nadie contemplase el libro y lo considerara una retrospectiva. Eso para mí era importante. Cuando reúnes tantas fotografías, no puedes evitar que se diga: ‘¡Ah!, ¿son estas tus mejores obras?’; pero esto no es una retrospectiva, es una especie de popurrí. Una montaña rusa. Según avanzas, olvidas lo que habías visto al principio. Cuando llegas al final, ya estás en otro lugar. “Al principio pensé en incluir muchas fotografías que de lo contrario quizá no se publicarían en ningún otro volumen. Pero a medida que lo iba desarrollando volvía inconscientemente a algunas fotografías más conocidas que parecían más adecuadas como declaraciones de principios. El libro es muy personal, pero la historia se cuenta a través de la cultura popular. No hay fotografías de la familia o de amigos. “En realidad no es un libro. Se ubica en un expositor. Si encuentras una fotografía que te gusta puedes dejar el libro abierto ahí y recrearte en ella. Hubo muchas discusiones con Frank Goerhardt, el jefe de producción, sobre el papel. Él decía: ‘Pero cuando lo pones así no ves el brillo de este papel o de este otro’ y al principio yo no entendía por qué era eso importante. “Es complicado tener un libro que en realidad no es un libro. Todos los que trabajaron en él lo elaboraron como un libro a la vez que trataban de concebirlo como una instalación. No sé si lo logramos del todo, pero lo intentamos. Este no es un libro para tenerlo entre las manos. Lo vas a contemplar desde cierta distancia, verás las fotos de una en una. Es agradable recorrerlo en orden, ir pasando páginas, pero no sé cuántas veces se hará esto. “El cuaderno que acompaña al libro de gran formato es clave. Te permite ver rápidamente qué fotografías hay y así puedes ir directamente a la que quieras”. –Has dicho que uno de los temas principales del libro es la interpretación. –Realizar una fotografía implica una interpretación, en especial los retratos. El fotógrafo proporciona a cada personaje un escenario, pero ya luego ellos tienen que proyectar. Estás tomando una fotografía en tiempo real, independientemente de lo conceptual que sea. Existe un tipo de realidad en la interpretación. “Mi experiencia como fotógrafa es de observadora, soy una directora terrible… Los intérpretes con los que más relación tengo son los cómicos. Forman un grupo muy particular. Son una especie de maniacodepresivos. Empatizo con ellos. Además, suelen ser muy inteligentes. Para mí, la fotografía clásica de un cómico es Charlie Chaplin con su bastón, sin más. “El reto de una fotógrafa es crear una imagen que sea visualmente divertida pero no tonta. Sacar una fotografía graciosa es complicado”. –Eres conocida, sobre todo entre los editores de revistas, por tu dominio de la fotografía en grupo. ¿Qué retos plantean este tipo de trabajos? –Históricamente, las fotografías en grupo han creado grandes imágenes cuando han tenido sentido el problema es que a veces se junta a varias personas sin motivo aparente. “La foto de las mecenas de la Tate Gallery fue todo un reto. Ocupa varias páginas del libro. En la foto aparecen sentadas más de 70 personas del mundo del arte, sentadas en una galería al aire libre antes de celebrar una comida de beneficio. La fotografía se tomó antes de hacer la ‘real’. “Por entonces no quería saber nada de este tipo de imágenes porque las veía muy alejadas de lo que era el retrato y la fotografía en general. Cuando volví al estudio y me puse a mirar las imágenes que había tomado con anterioridad me di cuenta de que aquellas eran las buenas. Había quien charlaba o hablaba por el teléfono celular, quien fotografiaba a otra persona, se fumaba un cigarrillo con la mirada ausente o se preguntaba qué diablos estaba haciendo yo allí. Esa fue la foto”.

Comentarios