Los mayas en Brasil, con la exposición "Revelación de un tiempo sin fin"

domingo, 8 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- A sólo unos días de inaugurarse la gran fiesta del mundial de futbol en el estadio Arena Sao Paulo de Brasil, se abrirá este lunes 9 de junio en el famoso Museo de la Oca la exposición Mayas. Revelación de un tiempo sin fin, “esperada con gran expectativa por los brasileños”, según Juca Ferreira, secretario de Cultura Municipal de Sao Paulo. Integrada por 388 piezas arqueológicas provenientes de los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán -que forman parte de la región maya-, la exhibición se presentó anteriormente en la Galería de Palacio Nacional, en la Ciudad de México. Se espera que sea visitada por miles de personas en Brasil puesto que llega en el marco del llamado máximo encuentro futbolístico organizado por la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA): “En un momento de celebración y comunión, en torno a la Copa del Mundo, en el que México y Brasil tienen el privilegio de trabajar juntos para traer a Sao Paulo dicha muestra, que representará una valiosa oportunidad para que paulistanos y visitantes entren en contacto con los conocimientos y contemplen una de las culturas precolombinas más desarrolladas”, destacó Ferreira en información enviada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). El funcionario cultural destacó asimismo que se trata de “la mayor de todas las muestras jamás organizadas sobre esta civilización, para ser exhibida de manera inédita, incluso antes que en otras capitales mundiales”, en el Museo de la Ciudad de Sao Paulo, construido por el arquitecto Oscar Niemeyer (1907-2012), realizador, junto con el urbanista Lúcio Costa, de la ciudad de Brasilia, capital de Brasil, en 1956. Niemeyer ha sido considerado el arquitecto más importante de Brasil. Es autor de la Catedral de Brasilia (1970) y el Congreso Nacional Brasileño (1960), además participó en la elaboración del proyecto de la sede de las Naciones Unidas en Nueva York (1952). Fue ganador del Premio Pritzker de Arquitectura en 1987, el Príncipe de Asturias en 1989, y la Orden de las Artes y las Letras de España en 2009, entre otros reconocimientos. La exposición de los mayas abarca un área de 800 metros dentro de su Museo de la Oca, del Parque Ibirapuera. La colección incluye urnas, incensarios, cerámica, estelas, dinteles, máscaras funerarias de jade y dos entierros con sus ofrendas que datan del periodo Preclásico (2500 a.C.) al Posclásico (1250-1550 d.C.), que permiten conocer las formas de vida de esta antigua cultura. Además de dar cuenta del valor estético del arte maya prehispánico. Las piezas han sido ordenadas de acuerdo a los temas: organización sociopolítica, conciencia histórica, religiosidad y cosmovisión de los mayas. Destacan piezas como las cabezas de estuco del rey Pakal, dos ofrendas funerarias descubiertas en Campeche, una de Balamkú, otra de la isla de Jaina, y un marcador monumental del juego de pelota. Recibe al público una pieza de gran valor, dice el INAH: El Tablero del Trono del Templo XXI de Palenque, “una de las expresiones plásticas más excelsas del arte maya”. En forma paralela se muestran videos, material interactivo y multimedia, además de maquetas de antiguas ciudades mayas. Organizada por el INAH, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Embajada de México en Brasil, el Ministerio de Cultura de Brasil, y la Prefectura de Sao Paulo, la exhibición permanecerá en el recinto hasta finales de agosto próximo.

Comentarios