Muere la escritora sudafricana Nadine Gordimer, Premio Nobel de Literatura 1991

lunes, 14 de julio de 2014
MÉXICO, D.F, (apro).- La escritora sudafricana Nadine Gordimer, Premio Nobel de Literatura 1991, falleció a los 90 años de edad. De acuerdo con la familia, la defensora de la abolición del “apartheid” y miembro del Congreso Nacional Africano (CNA) murió la noche de ayer mientras dormía en su casa de Johannesburgo, acompañada de sus dos hijos. La autora de más de una veintena de obras nació el 20 de noviembre de 1923 en la población minera de Springs, cercana a Johannesburgo, y se formó en Letras en la Universidad Witwatersrand de Johannesburgo; además, recorrió África, Europa y Estados Unidos, trabajando como profesora en las universidades de Harvard y Princeton. En 1991, a los 67 años de edad, Gordimer ganó el Premio Nobel de Literatura, y en aquel momento fue la primera mujer en hacerlo en 25 años. "Algunas personas dicen que me dieron el premio no por lo que he escrito, sino por mi política. Pero yo soy una escritora. Esa es mi razón para seguir con vida", manifestó la sudafricana de origen judío tras recibir el Nobel. A los 15 años publicó su primer relato en un periódico de su país y posteriormente, en 1953, apareció su primera novela, The Lying Days, que tuvo una grata acogida de la crítica nacional e internacional. En los años ochenta publicó algunas de sus obras más importantes: A Soldier's Embrace (1980), July's People (1981), Something Out There (1984), A Sport of Nature (1987) y My Son's Story (1990). Los conflictos interétnicos y el apartheid eran los temas más presentes en la literatura de Gordimer, a tal punto que el gobierno sudafricano llegó a prohibir tres de sus libros. Su defensa por la mayoría negra hizo que Nadine Gordimer fuera una de las primeras personas con las que Nelson Mandela quiso reunirse, luego de que en 1994 se convirtió en el primer presidente negro de la historia de Sudáfrica, después de pasar 27 años en prisión. La escritora sudafricana ayudó a escribir discursos al líder del CNA, escondió a activistas en su casa, desafió a la censura y se convirtió en un altavoz de las reivindicaciones de los sudafricanos negros aprovechando su éxito internacional. También llamó la atención del mundo sobre la necesidad de combatir la pobreza a escala internacional, especialmente tras su nombramiento como embajadora de buena voluntad del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en 1998. Miembro honorario de la Academia Americana de las Artes (1978), entre los galardones que Godimer recibió, además del Nobel de Literatura, destacan el Premio W.H. Smith de Literatura (1961), el Booker McConnell a la mejor novela inglesa (1974), Thomas Pring de la Academia Inglesa Sudafricana (1975) y el Premio CNA de Literatura (1975, 1979 y 1981). La escritora sudafricana también fue distinguida con más de 12 doctorados “honoris causa”, entre otros, de las universidades estadunidenses de Yale, Harvard y Columbia; además de la británica de Cambridge; la belga de Leuven; o la sudafricana de Ciudad del Cabo.