La sodomía en la Nueva España

viernes, 25 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Dentro de la oferta teatral del Festival Internacional Cervantino (FIC) en su edición 42, una de las propuestas más atractiva en su descripción es el estreno mundial de La sodomía en la Nueva España, coproducción del FIC, la embajada de Francia en México y la Universidad de Princeton, basada en el poema homónimo de Luis Felipe Fabre (México 1974). El libro de Luis Felipe Fabre, poeta, ensayista, profesor de literatura y editor, ganador de los premios Punto de Partida y José Revueltas, está integrado por tres poemas divididos en fragmentos: Retablo de sodomitas novohispanos, Villancicos del santo niño de las quemaduras y Monumento fúnebre a Jerónimo Calbo. La obra está basada en los procesos judiciales en contra de 14 hombres acusados del crimen de sodomía en los años 1657-58, quienes fueron condenados a muerte y quemados por su “horrendo pecado”. El poema utiliza textos judiciales e históricos del México colonial, así como formas y elementos tomados de la poesía y el teatro del Siglo de Oro para ofrecer una estructura al estilo del auto sacramental para reinterpretar este importante género dramático-religioso, o drama litúrgico, de estructura alegórica e interpretado generalmente en un acto. Juan Galindo de la Vega, mulato homosexual que se hacía llamar Cotita de la Encarnación, uno de los hombres ejecutados no sólo por sodomita, sino también por exhibirse con la cintura ajustada, pañuelos en la cabeza, listones en las mangas de su blusa, además de sentarse “como una mujer”, hacer tortillas, lavar y cocinar, es el protagonista de esta historia. A Cotita solían visitarlo en su casa hombres jóvenes, a quienes llamaba “mi alma”, “mi vida” o “mi corazón”. Un día fue sorprendido a la sombra con un amante por una piadosa lavandera que lo denunció a la autoridad. Luego de varios días de búsqueda fue sacado de su domicilio junto con otros cuatro varones. La tortura los hizo confesar e involucrar a 123 hombres. Diecinueve fueron aprehendidos y sometidos a proceso. En 1658 Cotita y otros trece homosexuales fueron quemados en la hoguera. Un condenado más, un amante de Cotita de 15 años, se salvó de morir pero recibió 200 azotes y fue vendido como esclavo por los siguientes seis años. Otro de los procesados fue Juan Correa, un mestizo de setenta años que gustaba de organizar fiestas con amigos y muchachos en su casa. Correa era conocido como La Estampa y solía usar “su capa bajada y llevada alrededor de la cintura, (la cual) revoloteaba de uno a otro lado mientras bailaba con los demás”. En lugar de la tradicional eucaristía, en su reinterpretación del auto sacramental pone a la nada como centro, una nada que representa la ausencia de los ejecutados. El montaje ofrece también una reinterpretación de la música y las formas teatrales de los siglos XVII y XVIII. El viaje de Fabre a través de lo más oscuro de la época colonial en la Nueva España es reinterpretado para la escena con la dramaturgia de Lisandro Abadie, la asesoría literaria de Annie Le Brun, la dirección musical de Geoffroy Jourdain y la dirección escénica de Benjamin Lazar. La sodomía en la Nueva España se presentará el jueves 23 de octubre, a las 21:00 horas, en la Plaza San Roque, en la ciudad de Guanajuato.