Casi treinta, hueca e intrascendente

martes, 26 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La cinta escrita y dirigida por Alejandro Sugich, y estelarizada por Manuel Balbi, Eiza González y Sara Maldonado, Casi treinta, es una obra insípida e intrascendente que gira en torno de los problemas vocacionales de un lagartón que a sus 30 aun no sabe hacia a dónde se dirige. El personaje principal se llama Emilio, quien está a punto de casarse con Lucía, una chica que conoció en el trabajo, luego de vivir una relación de final desafortunado con Cristina (Eiza González). En un principio, Lucía parece lo que Emilio desea para su vida,  pero en cuanto le entrega el anillo Lucía se transforma, con lo cual la vida de Emilio parece sumergirse en un infierno de conformidad. Este se mantiene en negación, pero las cosas cambian cuando decide ir a la boda de un amigo de la infancia, en su natal Sonora, para encontrarse con el mundo que decidió abandonar al partir hacia el D.F. El planteamiento de Casi treinta (México, 2013) es material de una buena cinta de comedia, pero su ejecución deja mucho que desear. El filme posee muchos errores de guión, entre ellos personajes mal dibujados y diálogos incongruentes o tan inocuos que parecen dignos de un video-blog. Y para colmo, malas actuaciones… lo cual hace que la película oscile entre una comedia ligera, una farsa y un melodrama chafa: No hay empatía con los personajes, sus historia o sus dramas; todos parecen igual de estúpidos. Casi treinta no parece ser el trabajo de un autor, sino el capricho de un sujeto sin oficio que deseaba hacer una cinta a toda costa, así como el personaje principal, un sujeto ajeno al mundo literario que desea convertirse en escritor.

Comentarios