Cede Moreno Valle a los Hank Rhon proyecto de Museo Barroco

jueves, 28 de agosto de 2014
PUEBLA, Pue. (apro).- La construcción del Barroco Museo Internacional (BMI) arrancó este día luego de un procedimiento de licitación opaco en el que resultó ganador el grupo encabezado por la empresa La Peninsular, Compañía Constructora, propiedad de la familia Hank Rhon. El gobernador Rafael Moreno Valle, el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Alfredo Aportela Rodríguez, y el director general de Banobras, Alfredo del Mazo Maza, colocaron hoy la primera piedra de esa obra que se edificará en terrenos del Ecoparque Metropolitano. En el acto inaugural, Moreno Valle mencionó que este es el primer proyecto cultural hacendario con una inversión de 500 millones de pesos “a fondo perdido”, lo que dará viabilidad a una asociación público-privada entre el gobierno estatal y la iniciativa privada, misma que invertirá otros 890 millones para un total de mil 390 millones. El arranque de la construcción del museo, que igual que otros proyectos de la administración morenovallista ha causado polémica entre académicos y especialistas, se da apenas un día después de que concluyera el proceso de licitación de la obra, cuyo fallo no hizo público el gobierno estatal. Aunque en el acto Moreno Valle no mencionó a la empresa que tendrá a su cargo la construcción, equipamiento y operación del museo por un plazo de 23 años, públicamente se conoce que será un consorcio formado por La Peninsular, Operadora y Administración Técnica, Promotora de Cultura Yaxche y Concretos y Obra Civil del Pacífico. Lo anterior, porque el grupo ligado a la familia Hank Rhon era el único que quedaba en la etapa final de la segunda convocatoria que emitió el gobierno poblano para licitar el contrato. En la primera ocasión que concursó la obra, participaron las empresas Prodemex-Promotora y Desarrolladora Mexicana de Infraestructura, Marhnos Turismo, Abengoa México, Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario, Tradeco Infraestructura y la Peninsular. Sin embargo, la licitación se declaró desierta luego de que las constructoras participantes se desistieron de presentar propuestas, al acusar al gobierno estatal de negar información técnica y las garantías de pago, así como de reducir los tiempos para la construcción del museo de 20 a sólo 12 meses. La segunda licitación fue emitida el 22 de julio, pero ya desde esta semana el gobernador daba por hecho que en estos días se iniciaría la construcción. De hecho, hasta hoy, el gobierno poblano no ha dado a conocer oficialmente al ganador de la licitación que se resolvió el miércoles pasado a las dos de la tarde. El diseño arquitectónico del BMI estuvo a cargo del premio Pritzker de Arquitectura 2013, Toyo Ito, cuyos honorarios se desconocen hasta ahora; en tanto, el proyecto ejecutivo del museo fue elaborado por la empresa Estudio Arquitectura SA con un costo de 17 millones de pesos. Además, el periódico Cambio dio a conocer un documento oficial en el que se señala que el gobierno estatal proyecta gastar alrededor de 760 millones de pesos para adquirir el acervo de colecciones y piezas que se exhibirán en este museo que, según la licitación, quedará terminado en abril de 2016. En la justificación del proyecto, expuesta en ese documento, el gobierno del estado argumenta que resulta más económico construir este nuevo espacio de 17 mil metros cuadrados, que restaurar otros cinco museos que actualmente se encuentran en el centro histórico de la ciudad. Según esto, se pretende concentrar en este nuevo espacio las piezas que actualmente se exhiben en los museos de Arte Virreinal, Alfeñique, Bello; Santa Mónica, y el Museo Arte Popular Religioso Poblano y de la catedral poblana. En el acto de colocación de la primera piedra, el gobernador aseguró que su administración ya firmó convenios en España con los Museos Naval de Madrid, de Bellas Artes de Asturias y el Nacional de Escultura, así como con el Museo de la Catedral de Guatemala para exponer importantes piezas de sus colecciones en Puebla. Además, dijo que ya están confirmadas las exposiciones de la Nao de China y Marajás Barrocos para la inauguración. Moreno Valle aseguró que el BMI, que ya ha sido aceptado en el International Council of Monuments and Sites y en The American Alliance of Museums, contará con 11 salas, talleres de museografía y restauración, auditorio, tiendas, restaurante y lago artificial, y exhibirá principalmente piezas barrocas desde los siglos XVI al XVIII. En una carta abierta publicada en abril del año pasado, trabajadores del INAH señalaron que el proyecto de construir este museo no sólo era “inapropiado, sino además ilegal e ilegítimo”. Los académicos criticaron que se inviertan cientos de millones de pesos para construir un espacio de grandes dimensiones, que tendrá que cubrirse con el “saqueo” del acervo de museos y templos históricos de Puebla.

Comentarios