Celebra la Biblioteca Nacional de México 85 años bajo la tutela de la UNAM

martes, 5 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La Biblioteca Nacional de México (BNM), instituida por decreto presidencial el 30 de noviembre de 1867 e inaugurada en 1884 en el templo de San Agustín, festejará mañana sus primeros 85 años bajo custodia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Actualmente la BNM es administrada por el Instituto de Investigaciones Bibliográficas (IIB), entidad universitaria a la que también está adscrita la Hemeroteca Nacional. De acuerdo con la encargada del IIB, Guadalupe Curiel Defossé, la UNAM es “el mejor sitio” en el que puede estar la BNM, recinto constituido por más de un millón 250 mil libros y documentos invaluables para la historia nacional. En un comunicado precisó que bajo la vigilancia de la UNAM, el repositorio de siglos de historia mexicana “ha encontrado condiciones favorables para su resguardo y crecimiento”. Y destacó que si bien la Biblioteca se encuentra en esa casa de estudios, “no deja de ser una entidad nacional, cuyos propietarios somos absolutamente todos los mexicanos”. Según el comunicado, los avances tecnológicos en el ámbito de la informática han permitido contar con recursos y herramientas para el desarrollo de estos materiales en su formato virtual, como el caso de la Hemeroteca Nacional Digital de México, que tiene más de nueve millones de páginas digitalizadas consultables al interior de las instalaciones, y alrededor de cinco millones vía Internet. En esa misma línea y con la mirada en el futuro, apuntó, “la BNM empeña sus esfuerzos en la preservación del patrimonio documental mediante acciones encaminadas a cumplir sus objetivos”. Defossé adelantó que ya se cuenta con los apoyos necesarios para iniciar el Fondo de Origen de la Biblioteca Nacional Digital de México que, sostuvo, estará integrado por las colecciones José María Lafragua –compuesta por documentos coloniales y, sobre todo, del siglo XIX– e impresos novohispanos, conocida como Sala Mexicana –que incluye ejemplares de la imprenta en el país, desde 1554 hasta 1910–, a lo que se sumará lo aportado por la BNM a la Biblioteca Virtual de las Letras Mexicanas, nodo mexicano de la Biblioteca Virtual Cervantes. “Con este proyecto daremos un paso importante, pues son dos de las colecciones más destacadas que se tienen en la Biblioteca, hablamos de joyas. Se trata de millones de páginas. De ahí la importancia de que la gente comprenda lo que significa el desarrollo de una biblioteca nacional digital”, dijo. Con esta acción, agregó, “se sientan las condiciones óptimas para formar un repositorio nacional digital que, como señala Henry Gladney, especialista en preservación digital, permitirá suministrar todos los servicios tradicionales de las actuales bibliotecas y explotar al máximo las ventajas del almacenamiento, recuperación y difusión digital de la información”. Curiel Defossé mencionó que esta producción estará disponible para el público de México y del resto del mundo, “lo que nos colocará al nivel de otras bibliotecas nacionales que, por ser más añejas, caminan en ese sentido”. Los fondos antiguos y contemporáneos de la Biblioteca Nacional y de la Hemeroteca Nacional son los más completos y ricos, por ende los más valiosos del país, acotó.

Comentarios