Cuevas de Yagul y Mitla, en Oaxaca, cuatro años como Patrimonio Mundial

martes, 5 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Hace cuatro años, las cuevas prehistóricas de Yagul y Mitla en los Valles Centrales de Oaxaca fueron inscritas en la Lista del Patrimonio Mundial bajo la categoría de Paisaje Cultural. Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en 2010 durante la 34ª Sesión del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, celebrada en la ciudad de Brasilia, Brasil, el comité reconoció que los Paisajes Culturales representan las “obras combinadas del hombre y la naturaleza” designadas en el artículo 1° de la Convención. Sobre la inscripción de dichas cuevas destacan las interacciones manifiestas entre el hombre y el medio natural que significaron desde 1992 el reconocimiento internacional y la protección legal en dicha categoría. Ese mismo año, durante la decimosexta reunión del Comité del Patrimonio Mundial en Santa Fe, Estados Unidos, se adoptaron formalmente las pautas para su inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Las cuevas prehistóricas de Yagul y Mitla en los Valles Centrales de Oaxaca se ubican sobre la ladera norte del Valle de Tlacolula, en la parte subtropical central de Oaxaca. Consisten en dos complejos arqueológicos prehispánicos y 115 cuevas prehistóricas y abrigos rocosos --como técnicamente se conocen a los nichos ígneos naturales--, donde se aprecian pictogramas, es decir, representaciones de figuras humanas, animales, flechas y otras formas parecidas a mapas estelares. Eran el refugio de antiguos recolectores y cazadores, quienes plasmaban en sus paredes la vida cotidiana, costumbres y tradiciones. Durante los inicios del siglo XX, las cuevas fueron ocupadas por activistas de la Revolución Mexicana y actualmente en algunas entran pastores. En una de las 115 cuevas, la de Guilá Naquitz, por ejemplo, se han hallado semillas de cucurbitáceas de diez mil años de antigüedad, que constituyen los restos más tempranos de plantas domesticadas descubiertas hasta la fecha en el continente americano. También se han encontrado fragmentos de mazorca de maíz que son uno de los más antiguos testimonios de la domesticación de este vegetal. Dada la importancia de la inscripción de estas cuevas y su inscripción gestionada por el INAH, hoy se recuerda el cuarto aniversario en la lista de la UNESCO. En 2010, el Comité del Patrimonio Mundial inscribió 21 nuevos sitios y bienes en el listado de la UNESCO y México, con la inclusión de estas cuevas prehistóricas, participa de los 85 Paisajes Culturales reconocidos actualmente en el planeta.

Comentarios