Hacia una educación sonora

martes, 5 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Visitó nuestro país la prestigiada pedagoga musical argentina Violeta Hemsy de Gainza, quien participó en el Primer Congreso Internacional de Educación Artística Vivarte 2014 del Centro Nacional de las Artes (Cenart) con la conferencia El lugar de la educación musical y artística en la sociedad contemporánea, el sábado 2 de agosto. En 2006, Violeta Hemsy envió a la revista Proceso la traducción que ella y Laura Hayes efectuaron del curioso libro Hacia una educación sonora, consistente en 100 ejercicios de audición y producción sonora, un volumen escrito originalmente en inglés por R. Murray Schaffer (A Sound Education) y cuya publicación al castellano corrió a cargo de Radio Educación y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), con 145 páginas. Hemos escogido aquí algunos de aquellos ejercicios o fragmentos de los mismos para aquellos interesados en el tema de enseñanza musical para educar nuestras maneras de oír los sonidos del mundo y cómo realizar prácticas en grupos escolares o talleres para fomentar la experiencia sonora. 1.- Comencemos con un ejercicio muy simple. ANOTE TODOS LOS SONIDOS QUE ESCUCHA. Tome algunos minutos para esta tarea; luego, si se trabaja en un grupo, léanse todas las listas en voz alta, prestando atención a las diferencias. (…) 14.- Voy a pedirle que lleve un diario sonoro mientras repasa o revisa estos ejercicios. Sería conveniente que anotara algo cada día: notas o comentarios sobre los sonidos curiosos que ha escuchado, sus reacciones a los mismos, pensamientos generales sobre el entorno acústico, cualquier cosa que considere significativa. (…) 15.- Lanzo aquí algunas preguntas rápidas para el diario: * ¿Cuál fue el primer sonido que escuchó esta mañana al despertarse? * ¿Cuál fue el último sonido que escuchó anoche antes de dormir? * ¿Cuál fue el sonido más fuerte que escuchó hoy? * ¿Cuál fue el sonido más hermoso que escuchó hoy? 16.- Algo más para su diario sonoro: ¿cuál fue la experiencia sonora más memorable que usted tuvo en su vida? Trate de describirla en un párrafo o dos. (…) 18.- Considere el siguiente problema: ¿es posible reconocer a una persona por los sonidos que realiza o que produce? ¿Puede identificar a los amigos por el “tempo” de su caminar, los sonidos de sus zapatos o de su ropa? (…) 21.- Ahora una tarea para la casa. Diríjase a un parque o a un jardín. Debe permanecer inmóvil, escuchando (tal vez con los ojos cerrados) hasta oír sonidos que hayan pasado a su lado en las cuatro direcciones: uno hacia el este, otro al sur, otro al oeste y otro al norte. ¿Qué sonidos eran? (…) 35.- ¿Ha tenido alguna vez un sueño acústico? ¿Alguna vez ha soñado música? (…) Yo también he tenido a menudo sueños musicales, y a veces sueños en los que otros sonidos juegan roles significativos. Muchos de los sueños en La Biblia son acústicos, partiendo del hecho de que Dios era escuchado más nunca visto. El grupo podría referir sueños en los que los sonidos o la música hayan jugado papeles importantes. 41.- ¿Tienen colores los sonidos? Para algunas personas, sí. Comente de qué colores pueden ser algunos de los sonidos de su colección. Diga por qué. 46.- Nadie sabe cómo comenzó el lenguaje, pero la teoría de la onomatopeya afirma que se originó como un eco del paisaje sonoro. Todos los lenguajes modernos poseen coloridas palabras para describir las cualidades del sonido. Podrían inventarse muchos ejercicios para explorar las onomatopeyas del lenguaje, comenzando simplemente por hacer una lista de las palabras que en su propia lengua representan sonoramente la noción u objeto que describen (toc-toc, tintinear, ronrronear). (…) Trate de inventar palabras para representar los siguientes sonidos: campana estornudo una bomba explotando un gato maullando la luz de la Luna (…) 54.- Recordemos que el director teatral Stanislavsky habitualmente exigía a los actores hasta 40 interpretaciones diferentes de una sola palabra antes de acceder al escenario. Tome cualquier texto al azar (el periódico, por ejemplo) y trate de pronunciar las palabras para que: la voz sea como una flor hermosa la voz corra la voz sea una ametralladora la voz sea una sirena la voz sea un bebé la voz sea una serpiente la voz muera 59.- (…) Vamos a contar una historia muy conocida sin palabras, sólo con sonidos. Pueden ser producidos con la voz o con el cuerpo. Divida la clase en grupos como antes y elija una historia que parezca particularmente llena de sonidos, una que todos puedan reconocer. (…) Trabaje en la representación de la misma e interprétela para todo el grupo. Si los demás lograron adivinar la historia, lo habrá hecho bien; si no, bueno, quizá, debería intentar con otra. Algunos relatos adecuados: Los tres cochinitos Ricitos de oro y Los tres osos El arca de Noé (…) 70.- ¿Qué significa el silencio para usted? Complete la oración EL SILENCIO ES… (varias veces) del modo en que considere adecuado. (…) 78.- El paisaje sonoro cambia permanentemente. Los viejos sonidos van desapareciendo constantemente. (¿Dónde están los museos para guardarlos?) ¿Cuántos sonidos recuerda haber oído en su juventud que hoy ya no existen más? (…) 81.- No deberíamos olvidar nuestro pasado. Una tarea para su diario sonoro: escriba un ensayo corto registrando los primeros sonidos que recuerda de su propia infancia. (…) 82.- Los nuevos sonidos invaden constantemente el paisaje sonoro. Realice una lista con todos los nuevos sonidos que han ingresado al paisaje sonoro en los últimos dos años. (…) 83.- A la ecología acústica le preocupa la relación de los sonidos con el entorno. Cuando la relación no es equilibrada y armoniosa, hablamos de contaminación sonora. Éste no es el tema de este libro, pero en tanto se trata de un hecho de la vida contemporánea, no puede ser ignorado. Muy a menudo nos encontramos en un ambiente excesivamente ruidoso, causa que constituye una verdadera amenaza para nuestra capacidad auditiva. En este punto, un buen ejercicio podría ser investigar si en su comunidad o país existe alguna legislación respecto a la supresión de los ruidos y averiguar qué tipo de sonidos restringe. (…) “Considero que la manera de mejorar el paisaje sonoro mundial es bastante simple. Tenemos que aprender a escuchar. Pareciera que se trata de un hábito que hemos olvidado. Debemos sensibilizar el oído al maravilloso mundo sonoro que nos rodea. Cuando hayamos desarrollado alguna agudeza crítica podremos idear proyectos de mayor envergadura con implicaciones sociales de modo que otras personas puedan resultar influenciadas por nuestras propias experiencias. El objetivo primordial consistiría en comenzar a tomar decisiones conscientes sobre el propio diseño de nuestro entorno sonoro”, escribe Shaffer en su introducción. Y es verdad: debemos aprender a escuchar. Por lo tanto, este libro servirá a quienes sufren de autismo voluntario. Como es el caso recurrente que padecen los tercos políticos mexicanos.

Comentarios