"Tom en la granja": la incomodidad de la verdad

martes, 5 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Las películas más terroríficas que he visto no son aquellas con seres sobrenaturales o monstruos del espacio, sino películas llenas de realismo donde los seres humanos son llevados al límite: Tom en la granja (Tom At The Farm, Canadá-2013), de Xavier Dolan, es una de ellas. Situada en la parte francesa de Canadá, esta historia gira en torno a Tom (Dolan), quien se dirige a la granja de la madre (Lisa Roy) y del hermano de su recién fallecido novio (Pierre-Yves Cardinal). Ahí, Tom no tendrá tiempo de llorar por su difunto amor, ya que se encuentra con un lugar que busca salvaguardar secretos que atentan contra la felicidad familiar. Tom se topará con una madre llena de preguntas que prácticamente no sabe nada de su hijo, y con Francis, un hermano mayor dispuesto a proteger la ignorancia de su madre, puesto que la verdad podría resultar devastadora: Ella no sabe que su hijo era gay. El tiempo pasa y, de manera enfermiza, Tom comienza a tomar el lugar de su novio y comienza a sentirse parte de esa familia; sin embargo, las cosas se complican cuando Tom va descubriendo que su novio tenía otros secretos. Brotes psicóticos, deseo, negación, violencia, homofobia y sumisión son algunos de los temas que afloran en este drama; situaciones que envuelven a Tom y lo llevan a un lugar oscuro donde nuestro protagonista pierde la noción de la realidad. El bien de una madre amorosa se antepone a los deseos e ilusiones de los protagonistas, quienes poco a poco se sumergen en una espiral de desesperanza. Estupenda cinta, estupendo guion, también realizado por el mismo Dolan, quien no conforme con una buena dirección, se luce de igual manera en su trabajo como histrión. Tom en la granja (originalmente una obra teatral de Michel Marc Bouchard) es una cinta de horror, donde el monstruo más poderoso es la culpa, quien pide un precio muy alto para quien la toma: la sumisión y la pérdida de la autoestima, que nos lleva a la autodestrucción.

Comentarios