Fallece la actriz María Eugenia Llamas, 'La Tucita'

lunes, 1 de septiembre de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- La actriz María Eugenia Llamas, La Tucita, falleció anoche en Zapopan, Jalisco, a causa de un paro cardiorrespiratorio. La intérprete de 70 años, quien en los últimos tiempos se dedicó a labores de difusión cultural, saltó a la fama a los cuatro años, cuando debutó como La Tucita en la cinta Los tres huastecos, protagonizada por Pedro Infante y dirigida por Ismael Rodríguez, en 1948. Por ese papel Llamas fue nominada al Ariel, aunque no lo ganó. De niña, la actriz nacida en el Distrito Federal en 1944 hizo otras dos cintas con el ídolo mexicano –Dicen que soy mujeriego y El seminarista–, y en 1950, aún en su etapa de estrella infantil, ganó el Ariel en la cinta Los niños miran al cielo. La Tucita también actuó en Las dos huerfanitas, Los hijos de la calle, Una calle entre tú y yo, La segunda mujer y Venganza en el circo, y participó en la serie de televisión Gutierritos. Como adolescente, hizo La edad de la tentación y ya adulta participó en algunas cintas como El gatillo de la muerte, Cazador de asesinos, El criminal y Más allá de mí. María Eugenia Llamas estuvo casada con el reconocido animador de la televisión regiomontana Rómulo Lozano, ya fallecido, con quien procreó tres hijos: Luz María, María Eugenia y Fernando. Los dos últimos tuvieron su faceta de conductores en la televisión local. Además, Fernando ha sido actor y conductor en programas de variedades. En los últimos años, La Tucita trabajó en promoción cultural en el municipio de Guadalupe e hizo la labor de cuentacuentos para niños. En apuntes biográficos se señala que en esta faceta tuvo presentaciones en Venezuela, España y Colombia. La actriz, hermana de la ya fallecida periodista María Victoria Llamas, pasó la mayor parte de su etapa adulta en esta capital, aunque recientemente también vivió en Morelos. Apenas la semana pasada se había mudado a Jalisco para estar cerca de sus hijas. Hasta esta tarde la familia no ha hecho pronunciamiento alguno sobre el destino de los restos mortales de La Tucita.  

Comentarios