Estreno de "Mujc y los niños del bosque de nieblas"

martes, 20 de octubre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- ¿Puede no sentirse miedo a la muerte? La pregunta se desprende al ver la obra Mujc y los niños del bosque de niebla, que tuvo su apertura de temporada en el teatro El Granero Xavier Rojas el pasado fin de semana. Nadezhda Bojalil, joven escritora mexicana, realizó el texto dramatúrgico de la obra, y presenta una respuesta afirmativa al narrar la transformación de un niño en comadreja cuando éste sucumbe en un bosque, protegido por Mucj, la niebla, donde habitan animales que antes fueron infantes. La autora exalta de esa manera la transformación entre modos de existir, el cambio de un ser a otro, para desvanecer el miedo a la muerte y fortalecer las creencias personales que forman parte del imaginario. El relato escrito por Bojalil está dedicado a los niños a partir de los ocho años. Es escenificado en el espacio en forma de coliseo del Teatro El Granero, en el que el público infantil toma asiento alrededor del escenario principal. De un extremo a otro del espacio atraviesa un largo y angosto puente cubierto de la textura de moho verde que se produce por la humedad del bosque. Allí, arriba del puente, el niño que se convertirá en comadreja conoce al colibrí y al murciélago, que en el pasado eran niñas. Estos dos animales lo guían en su viaje de transformación y, finalmente, conoce a Mucj, quien adopta una nueva figura materna para él. La misma Bojalil representa al colibrí y Margarita Lozano interpreta al murciélago, empleando ambas actrices una ilustración literal de esos animales a base de danza. El niño, personaje central, es realizado por el actor Bernardo Gamboa. Todos ellos son dirigidos por David Jiménez Sánchez. El diseño escenográfico del puente es de Raúl Castillo, que ofrece al elenco exploraciones espaciales de acuerdo con sus escenas, como por ejemplo dormir debajo del puente al caer la noche. Además, la escenografía integra un mástil para la recreación de la altura de las copas de los árboles. La obra se inscribe dentro del periodo de festejos del Día de Muertos y durará en la cartelera del Centro Cultural del Bosque (CCB) hasta antes del solsticio de invierno de 2015.

Comentarios