Inicia IV Congreso Latinoamericano de Antropología

miércoles, 7 de octubre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Para Cristina del Pilar Oehmichen, presidenta de la Asociación Latinoamericana de Antropología, esta disciplina no sólo aborda una gran variedad de temas como las relaciones de poder, migración, religiones, estudios de género o patrimonio cultural, “hoy amenazado por los megaproyectos hidroeléctricos, mineros, turísticos y de monocultivo”, sino que cada vez está más ligada a los derechos humanos. “Es un asunto que toca a nuestras puertas cada día: El año pasado en Ayotzinapa fueron secuestrados y desaparecidos 43 estudiantes normalistas en un crimen de lesa humanidad que aún no termina por esclarecerse. Y hace unos días los colegas de la Asociación Brasileña de Antropología nos escribieron preocupados para pedir apoyo en cuanto al genocidio de que está siendo objeto el pueblo guaraní en Mato Grosso, Brasil.” Así inició el IV Congreso Latinoamericano de Antropología, que empezó hoy y concluirá el próximo sábado 10 en las antiguas escuelas de Medicina (Palacio de la Inquisición) y de Jurisprudencia, en el Centro Histórico de esta ciudad, con la participación mil 353 ponentes, procedentes de México y 41 países, quienes hablarán de temas vinculados a las diversas ramas de la antropología: física, social, cultural, etnología, arqueología, etnohistoria y lingüística, entre otras. En el Auditorio Gustavo Baz Prada, ante unos 200 asistentes, entre quienes se encontraban estudiantes y los propios antropólogos como Marta Lamas, Esteban Krotz y Alfredo López Austin, por mencionar sólo algunos, Oehmichen, organizadora del encuentro, evocó a Manuel Gamio, quien hace casi cien años (en 1916) dio a conocer “el texto fundacional de la antropología mexicana”: ‘Forjando patria’. Gamio, dijo, representa una “figura clave” para la comprensión de la antropología en la historia moderna de México y de América Latina. Combinó en sus trabajos conocimientos adquiridos en la Universidad Nacional y en la de Columbia, con su posición “militante defensora de los mejores preceptos de la revolución mexicana”. Y participó en la formación de instituciones de antropología y arqueología. Actualmente, tras la realización de tres congresos latinoamericanos, añadió, los antropólogos contribuyen al conocimiento de las culturas, formas de organización social, procesos de identidad y cambio cultural, y a la forma en que hoy “una globalización apabullante y excluyente amenaza la diversidad étnica y cultural del mundo.” Tras recordar la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, subrayó que por todo ello la antropología se hermana con la defensa de los derechos humanos. De ello, agregó, se hablará en los 125 simposios que integran el congreso latinoamericano. Respuestas sociales El rector de la UNAM, José Narro Robles, quien inauguró oficialmente el encuentro académico, señaló que en situaciones como las ocurridas en Afganistán, el pasado fin de semana, la migración de Siria que pretende escapar de “una guerra que debe ser calificada como absurda”, o lo que pasa en el propio país, muestra que hoy “seguimos arrastrando los grandes problemas de siempre”. Se preguntó si para resolver la pobreza, la ignorancia, la muerte prematura, la corrupción, la impunidad, la injusticia “en nuestra sociedad”, hace falta más ciencia o más tecnología. Y se respondió que no, pues lo que falta –dijo– es desarrollar la reflexión en las humanidades y encontrar respuestas en las ciencias sociales, y sin duda la antropología –“con sus relexiones, algunas muy cerca de las realidades culturales, la cosmovisión y la aceptación de la diversidad de los grupos humanos” – planteará respuestas. También intervino María Teresa Franco, directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, quien evocó a Alfonso Caso como “uno de los grandes antropólogos del siglo XX” y fundador de instituciones como el desaparecido Instituto Nacional Indigenista. Franco coincidió con el antropólogo de origen brasileño, Gustavo Lins Ribeiro, quien también estuvo en la inauguración, en el sentido de que uno de los mayores patrimonios de la antropología es su capacidad reflexiva crítica, que le permite encarar diversos temas y disciplinas, temáticas vastas e interdisciplinarias. Entre la gran diversidad de temas que se tocarán en el congreso pueden mencionarse: salud, lenguas originarias, conflictos por proyectos extractivos, autodefensas en Michoacán, cultura de desastres, mujeres indígenas migrantes, prostitución y petróleo, cambio social y cine etnográfico. Además habrá simposios, conversatorios, conferencias y presentaciones de libros. El vasto programa, de 271 páginas, puede consultarse en www.ala.iiia.unam.mxwww.facebook.com/CongresoALA y www.twitter.com/Congreso_ALA.

Comentarios