Documentales mexicanos compiten en el Festival Zanate de Colima

jueves, 19 de noviembre de 2015
COLIMA, Col. (apro).- Nueve largometrajes compiten por el gran premio del Festival de Cine Documental Mexicano Zanate, cuya edición 2015 se desarrolla durante la presente semana en espacios de la Pinacoteca Universitaria, el Museo Regional de Historia y el Teatro Hidalgo de esta ciudad. Los títulos participantes son Llévate mis amores, de Arturo González Villaseñor; Sunú, de Teresa Camou; Navajazo, de Ricardo Silva; Tiempo suspendido, de Natalia Bruschtein; El silencio de la princesa, de Manuel Cañibe; Los reyes del pueblo que no existe, de Betzabé García; Muchachas, de Juliana Fanjul; El regreso del muerto, de Gustavo Gamou, y Hotel de paso, de Paulina Sánchez. El festival Zanate, que en esta ocasión ofrece un total de 24 producciones clasificadas en diversas categorías, ha crecido y se ha posicionado como el único en el país dedicado en exclusiva a la presentación de documentales mexicanos, hechos en México y/o por mexicanos, a decir del realizador José Roberto Levy, uno de sus fundadores. En entrevista con Apro, dijo que a ocho años de su inicio, se amplió el periodo de duración debido al aumento de materiales participantes, lo que enriquece más la temática para el público, que ante las buenas expectativas ha registrado llenos en la mayoría de las funciones. El Festival Zanate debe su nombre al ave homónima que abunda en la ciudad de Colima, y fue bautizado así por el realizador Carlos Cárdenas Aguilar, quien concibió este evento y que desde su arranque en 2008 ha sido su director. Egresado de la Facultad de Letras y Comunicación de la Universidad de Colima, Cárdenas Aguilar fue alumno de Levy, quien rememoró: “Siempre me daba lata, decía: ‘Oye, Roberto, hay que hacer una muestra, un festival’, pero no era propiamente lo mío la organización de eventos, sino más bien la realización de documentales, hasta que un día me convenció y en su primera edición fue una muestra, porque no había nada en competencia, y él se animó para 2009 a hacerlo competitivo.” Entre las novedades del octavo festival, refirió Levy, se programó por las mañanas una serie de conversatorios o mesas redondas de algunos de los documentalistas invitados con el público, en los que se abordan aspectos como las tendencias del documental mexicano actual --si es que se puede hablar de tendencias netamente propias--, entre otros temas. Así, también se implementó por primera vez el Reto Doc, una especie de rally en el que 13 equipos de trabajo inscritos previamente deberán realizar un documental de 10 minutos de duración en un plazo de cien horas. En cuanto a los contenidos de los documentales que se proyectan en esta edición, Levy comentó que abundan los temas sobre la situación actual del país, como las desapariciones de personas, la violencia, la pobreza a través de personas o familias muy concretas, la situación del campo contada a través del maíz con agricultores indígenas de diversas regiones, situaciones de género y de diversidad sexual, además de que hay otros trabajos enfocados más al aspecto artístico, explorando nuevas formas experimentales de narrar. En muchos de los casos, indicó, son los propios realizadores quienes se interesan por enviar sus trabajos, y en otras ocasiones son el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y el Centro de Capacitación Cinematográfica los que hacen llegar las películas de estreno, que acaban de ser presentadas en otros festivales, como el de Morelia o el de Guadalajara. “Poco a poco –abundó-- estamos siendo reconocidos y somos tomados más en serio, a veces ni cuenta nos damos y son los propios realizadores invitados quienes nos dicen que han escuchado maravillas de este festival; entonces esto nos tiene contentos para seguir adelante.” José Roberto Levy, actual coordinador del área de Formación dentro de la Asociación Civil Zanate, informó que dentro del mismo proyecto se imparten cursos sobre temáticas de documentalismo, no únicamente durante el desarrollo del evento, pues se realizaron dos en los pasados meses de julio y agosto. En sus ocho años de existencia, recordó, el Festival Zanate ya tiene un público cautivo, pero el propósito sigue siendo formar público y aumentarlo entre la población general: “Tenemos que decirle a la gente que no sólo existe el cine comercial por el que paga y come palomitas, que hay también otro tipo de cine que habla mucho de la realidad, ahora sí que ‘realidad real’, no realidad contada por actores.” El festival inició el lunes 16 y tiene cinco secciones de competencia: Gran Premio Zanate, Premio Zanate Corto/Mediometraje, Premio Zanate Universitario, Premio Zanate Colima y Reto Docs Zanate. Además, cuenta con un apartado de Docs&Rock (para filmes sobre música). Comenzó con la proyección del cortometraje local Retrovisor, dirigido por Roxana Anaya López, el cual retrata a tres personajes que trabajan en la zona de tolerancia de la capital del estado, donde se practica el sexoservicio regulado por la Secretaría de Salud. Siguió Puntos suspensivos, que ilustra testimonios de familiares de desaparecidos con la técnica de animación stop motion, utilizando los objetos que les pertenecían. Los directores Paola Ovalle y Alfonso Díaz Tovar, oriundos de Baja California, participan por segundo año consecutivo; en el anterior, con Pie de página. Los cortometrajes se presentan todas las tardes a partir de las 16 horas en el Museo Regional de Historia, mientras que los largos tienen proyección en el patio central de la Pinacoteca Universitaria, dos por día, a las 19 y 21 horas. Miércoles, jueves y viernes se llevarán a cabo los conversatorios. La sección de largometrajes en la Pinacoteca Universitaria se estrenó con Llévate mis amores, retrato íntimo de Las Patronas, el grupo de mujeres mexicanas que desde 1995 cocina y lanza comida caliente a los migrantes que viajan en el tren de carga “La Bestia”, recientemente ganador del Premio del Público en el Festival Viva México en París y Primer Premio CEME DOC. Se lee como lema en la página web del festival: "Apostamos por el documental como un cine transformador, reflexivo, incluyente. Como un reflejo de lo que somos como sociedad, pero también como individuos. Como el retrato de nuestra realidad convulsionada, en un país convulsionado; pero también, como un cine personal que escarbe en lo más profundo de nosotros. Como arte, como expresión, como propaganda. Apostamos por el cine documental mexicano porque creemos en él." Zanate tiene actividades hasta el próximo 21 de noviembre. La programación completa está en http://festivalzanate.org.

Comentarios