Miguel Bosé en Pachuca

martes, 17 de febrero de 2015
PACHUCA DE SOTO, Hgo. (apro).- Una noche íntima con el cantor Miguel Bosé gozaron los novios de ayer y hoy que llenaron el pasado 14 de febrero el Parque David Ben Gurión, compartiendo el Día del Amor y la Amistad durante el concierto “Enamórate de Hidalgo” del también actor y padrino de la recién creada Casa de la Mujer Hidalguense, aquí. Al filo de las 9 de la noche, el cantante arrancó la tocada en la amplia plaza del Parque Ben Gurión, en la llamada Zona Plateada de Pachuca, aumentando el ardor de alrededor de mil 500 almas convocadas ante el popular ídolo (hijo del torero español Luis Miguel Domínguín), mientras la temperatura de por sí gélida ya (19° centígrados) iba descendiendo, lo cual provocó algunos gallitos de Bosé en “Mirarte” y “Duende”. Pero a la tercera canción, “Nena”, resultaba obvio que saldría bien librado como padrino musical: Nena, luna serena, todo es posible menos tú… La nostalgia atrapó a los asistentes. Desde los asientos más caros, hasta los últimos de atrás situados sobre el mero mosaico conjuntado de 32 mil metros cuadrados por el artista plástico Byron Gálvez Avilés “Homenaje a la mujer del mundo”, en el Ben Gurión, hubo baile y suspiros. Las pantallas reprodujeron cada coreografía del escenario y los bellos cuadros lumínicos. Alegre y conversador, interpretó sus éxitos del cambio de siglo “por la fuerza del amor”; aunque omitió piezas de su álbum Amo de 2014: “Aire soy”, “Soy forastero”, “Partisano” (Que no me llamen cobarde, traidor... Patria y bandera, yo os pido perdón… Himno de paz por el hombre que cree…); “Olvídame tú”, “Te diré”, “Morir de amor”, “Don diablo”, y “Creo en ti”. Un par de sus jits fueron aclamados incluso por los niños pequeños y de brazos quienes acudieron con sus adultos familiares: “Amiga” y “Linda”. Quiero estar seguro antes de que se junten nuestros cuerpos… Al final, “Sevilla”, “Bambú”, “Nada particular”, “Morena mía”, “Como un lobo”, y la despedida de “Si tú no vuelves”, “Bandido” y (¡claro!) “Te amaré”, ésta de principios de los ochentas. La mercancía oficial logró buenas ventas en los cuatro puestos alrededor del parque Ben Gurión, llegando a agotar camisetas de doradas tejidas con las letras “Bosé”, que se vendieron a 200 pesos; los llaveros de doble efigie del ídolo costaban 30 pesos. Una pareja de 40 años de edad, que llegó desde Ixmiquilpan al concierto: “Nos gusta la buena música, Miguel Bosé tiene muy buena voz y nos gusta su estilo, es cariñoso; porque como compositores nosotros preferimos a españoles como Joan Manuel Serrat o Joaquín Sabina.” Una muchacha de 20 años, oriunda de Pachuca, dijo: “Yo vine acompañando a mi mamá. Nunca lo había escuchado (a Miguel Bosé), no lo conozco; pero me gustan sus canciones. La que me pareció bonita fue ‘Creo en ti’.” Además del afianzado grupo de seguridad Lobos, el evento contó con amables miembros de la policía local, algunos que disfrutaron la tocada charlando, sin registrarse ningún hecho qué lamentar. Uno de los jóvenes uniformados, cuestionado sobre si le gustaba cómo canta Miguel Bosé, apuntó: “Por supuesto, acá en Pachuca nos gusta Miguel José (sic) porque es música, ¿cómo se dice?, música romántica, ¿verdad? Es música muy tranquila, más que nada. Yo le calculo que vinieron unas dos mil 500 personas esta noche. La gente estuvo muy contenta, hasta bailaron y aplaudieron mucho.”

Comentarios