Exigen se preserve espacio para mural de "Capelo" en Guanajuato

miércoles, 25 de febrero de 2015
GUANAJUATO, Gto. (apro).- Un mural hecho en cerámica del artista guanajuatense Javier Hernández Capelo fue ocultado parcialmente por la construcción del edificio de una tienda departamental, en una plaza comercial administrada por el Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado (ISSEG). Además de que la edificación está sobrepuesta en la parte superior del mural, éste quedó literalmente arrinconado en un ángulo que eliminó parte del área prevista para su observación y apreciación. La tienda departamental “La Marina” se construye desde mediados del año pasado sobre un terreno que originalmente era el estacionamiento de la plaza comercial Pozuelos, construida y administrada por la instancia pública que maneja los fondos de pensiones de los trabajadores del estado. El gobernador Miguel Márquez colocó la primera piedra el 8 de julio, y las nuevas instalaciones fueron presentadas como la opción para incrementar el patrimonio inmobiliario del ISSEG en beneficio de los trabajadores estatales, así como para “el relanzamiento de la plaza Pozuelos con una imagen más moderna”. En el convenio se incluye un programa de recompensas del 1% de las compras de los afiliados de la tienda, porcentaje que será entregado al ISSEG. Actualmente, el edificio se encuentra concluido en la obra negra. El proyecto original no afectaba al espacio alrededor del mural y mucho menos la obra, pero fue modificado y ampliado, por lo que la pieza de Capelo se vio obstruida. El mural titulado Trazo de tierra fue elaborado y entregado en el año 2007 al instituto, que lo adquirió al artista con la finalidad de colocarlo en el estacionamiento de la plaza comercial Pozuelos, a la vista del público en general. La obra mide cuatro metros de alto por 12 de largo, y se trata de un grabado sobre placas cerámicas, trabajada también con diversos esmaltes. El mural fue inaugurado por el entonces gobernador Juan Manuel Oliva, el director del Instituto de Cultura Juan Alcocer y el alcalde de la capital, que en ese tiempo era el panista Eduardo Romero Hicks. Consultado por Apro en vísperas de viajar a La Habana para presentar una exposición de su obra, Capelo explicó que nunca fue notificado o consultado por los representantes o constructores de la tienda departamental, o por los directivos del ISSEG, sobre las modificaciones del proyecto y la forma en que se afectaría al mural. “El instituto invirtió en esta obra para mostrarla en un lugar público. El nuevo edificio destruye parte del territorio que le pertenece (al mural) para su apreciación”, señaló el artista plástico. Incluso explicó que un mural de cerámica de este formato “no lo hay en cualquier parte del mundo”. Dijo ignorar si el proyecto de la nueva tienda departamental prevé algún vestíbulo o la reubicación del mural. “Pido respeto para la obra, el lugar para el que fue creada ya no existe como tal, entonces espero que sea reubicada y se le preserve”, acotó.

Comentarios