Censuran en Monterrey carteles de obra gay; acusan al municipio

martes, 3 de marzo de 2015
MONTERREY, N.L. (apro).- Un total de 18 carteles de la obra de teatro Un Corazón Normal que muestran a dos hombres besándose en la boca, fueron retirados de las calles el lunes pasado por el ayuntamiento regio, acusó el actor y coproductor de la obra, Horacio Villalobos. La puesta en escena se presentará los próximos 27 y 28 de marzo en el Teatro San Pedro de este municipio conurbado. Edgar Torres, de la empresa Proaudiencias, que promueve la obra, dijo que el municipio regiomontano ofreció reponer los anuncios, pero con la condición de que cambien el arte, pues no quieren que aparezcan en los carteles dos hombres besándose. Sin embargo, el empresario se quejó de que no hay un solo funcionario de la administración de la alcaldesa panista Margarita Arellanes que asuma la responsabilidad por la censura. Hasta ahora, dijo, ninguno ha reconocido mediante un oficio la orden de retiro de la totalidad de las vallas colocadas en camellones y parabuses. De hecho, comentó que no ha decidido si accederá a la petición municipal para que la empresa Lubec, que contrató para el despliegue, coloque de nuevo los promocionales. Por su parte, Horacio Villalobos, actor y coproductor de la obra, acusó también al municipio de Monterrey de haber ordenado el retiro de las vallas por razones homofóbicas, originadas por presiones de “damas de la vela perpetua”. Homofobia regia En entrevista telefónica, Villalobos se dijo extrañado por la reacción del gobierno municipal de Monterrey, que observa una actitud retrógrada, al tratar a los ciudadanos como niños, que carecen de criterio para elegir los espectáculos a los que deben acudir. Según el también conductor, el problema de la censura en Monterrey comenzó con una mujer, a la que no identifica por su nombre pero que considera “confundida”, porque “seguramente” no quiere que su hijo se entere que hay diversidad al ver el beso entre dos hombres. La regiomontana lanzó un meme pidiendo firmas para retirar el anuncio, utilizando como plataforma la agrupación A Favor de lo Mejor, de Patricia Garza. Villalobos, quien afirma que Garza es ajena a la solicitud de censura, dice que con este mensaje el municipio regiomontano fue presionado y “terminó doblando las manos” por razones desconocidas, pues no sabe quién es la persona que puede tener el poder como para hacer que un ayuntamiento ejecute un acto de homofobia de estas dimensiones. “Me parece terrible que exista homofobia en una ciudad como Monterrey. Pero también me da gusto ver la respuesta de toda esa gente, y seguramente mucha más que está en contra de la homofobia. Por lo menos, este hecho (de la censura) visibiliza el problema”, comentó. La obra se presentó el año pasado durante ocho meses en el Distrito Federal, con apoyo del gobierno capitalino y con el respaldo del Estímulo Fiscal conocido como Efiteatro, que otorga la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a puestas en escena. Para este año, la producción solicitó y obtuvo el mismo apoyo federal, pero con el propósito de llevarla de gira. Un corazón normal será reestrenada el 11 de marzo en el Distrito Federal, por cuatro semanas, y después comenzará su recorrido por el país. Según Villalobos, Monterrey fue elegido como primer destino de la gira por su aire cosmopolita y “sorpresivamente” en esta ciudad enfrentan la primera expresión de intolerancia generada desde un gobierno, en este caso el Ayuntamiento regio. “Actualmente para un político, independientemente del partido, no es políticamente correcto ser homofóbico. Y tiene que meterse en lo más recóndito de su boca sus preferencias y sus opiniones al respecto. Supuestamente gobiernan para todos nosotros. “Pero hemos visto que el ayuntamiento de Monterrey, que fue el que ordenó bajar las vallas, dice ahora que no ordenaron retirar nada, que sí recibieron muchas quejas de ciudadanos, pero que ellos son diversos. Y los de las vallas nos dicen que tienen que bajarlas porque amenazan con multarlos. Nosotros, entonces, somos tratados como ciudadanos de segunda y no es justo”, se quejó el actor. Villalobos pidió al ayuntamiento que los dejen hacer su trabajo y que sea la gente la que juzgue. “Que ellos decidan si quieren o no ver la obra. Ni las señoras de la vela perpetua, ni el gobierno debe tratarnos como niños chiquitos”, asevera. Al referirse a la obra, Villalobos explicó que es un drama autobiográfico escrito por Larry Kramer ubicado en Nueva York, a principios de los 80, sobre el surgimiento del virus del VIH, cuando personas principalmente homosexuales comenzaban a morirse por causas desconocidas, que podían ser plaga, bacteria o castigo divino. Pese a los señalamientos de Villalobos, el ayuntamiento regio rechazó acusaciones de censura. Sergio Cavazos, regidor de Monterrey y presidente de la comisión de Grupos Vulnerables en el Cabildo, dijo que no hubo orden al interior del ayuntamiento para retirar los mupis (anuncios sobre los camellones) y aseguró que la exhibición de dos hombres besándose no es inmoral. Por su parte, en respuesta a la censura y en respaldo a la obra, integrantes de Comunidad Metropolitana AC (Comac), que defiende a los grupos vulnerables, convocaron al Besotón: Un corazón normal, para que integrantes de la comunidad lésbico gay acudan el jueves a las 12:00 horas a la Plaza Zaragoza, frente al Palacio Municipal, para expresar físicamente su afecto.