¿Fenómeno mundial?

martes, 3 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- ¿Qué les digo, estimados lectores de la presente?, pues sí, la verdad es que estoy de acuerdo con lo expresado en la carta aparecida en este buzón firmada por el Chapulín de Milpa, pues considero que es verdad evidente que no hay únicamente “chapulines” entre los funcionarios públicos y no solamente en el terreno de las naciones, ya que se dan esos brincos de lo nacional a lo internacional. Reflexionemos: si verdad es que existen los políticos que brincan de un puesto a otro y no faltan los que brincan a otro partido contrario al que pertenecían, también se dan los individuos que siendo servidores públicos por sus saberes (o sea tecnócratas), brincan con todo su bagaje de conocimientos y experiencias a la iniciativa privada, tanto nacional como internacional como pueden ser el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional o la Organización Mundial del Comercio, por ejemplo. Por lo contrario, también hay “chapulines” de la iniciativa privada, nacional o transnacional, que brincan a ser funcionarios, servidores de este u otro gobierno… lo que nos da una danza de “chapulines”… en la que no todos son políticos forzosamente. Así el hecho, y teniendo en cuenta que las instituciones internacionales nombradas más arriba… y otras de la misma laya… sin perder de vista que todas ellas han vertebrado, establecido y son las administradoras del orden económico de la globalidad en que nos movemos y nos mueven… y no olvidando que, al mismo tiempo, esas instituciones han sido y son las que han proclamado y proclaman las bondades de las privatizaciones, los rescates de carreteras, bancos, los recortes en los gastos públicos, la flexibilización en las leyes laborales existentes y la austeridad a los pueblos para bien de la economía y del mercado mundial… y no sólo han proclamado las bondades de esas medidas… sino que las han exigido y exigen e incluso han forzado, fuerzan e imponen las mismas a los gobiernos y pueblos… para la buena salud y marcha económica de la dizque globalidad democrática en la que respiramos… y teniendo en cuenta y no olvidando que los políticos, financieros, grandes industriales, terratenientes, y los tecnócratas de todas las ramas del quehacer humano al servicio de los mismo son… siendo minoría… los que tienen en sus manos las palancas del poder y toman las decisiones que afectan a todos… y en especial a la inmensa mayoría… todo lo cual nos lleva a la teoría de las élites. Recordemos que el origen de la palabra élite, es francés, y se refiere a las minorías que dentro de la sociedad global ocupa un lugar de privilegio, por su saber, riqueza o funciones de mando y control. Esta teoría, que se puede considerar como hija ampliada de la idea de que la historia la hacen los grandes hombres, fue iniciada por los italianos G. Mosca y V. Pareto, los que al darle un significado sociológico, la convirtieron en uno de los temas fundamentales y más controvertidos de la sociología política. G. Mosca formuló una tipología de las élites –religiosas, militares, políticas- correspondientes a diversas formas de gobierno. V. Pareto, por su parte, dijo que la causa básica de los cambios en la sociedad eran debido a lo que él llamó “la circulación de las élites”; y el alemán Mannheim observó que hay relación entre las crisis de las sociedades democráticas liberales y la irrupción en las mismas de nuevas élites, como por ejemplo las ligadas al desarrollo tecnológico. El estadunidense C. Wright, declaró y sostuvo que en su país había aparecido una élite del poder, en las que se combinaban las jerarquías de las finanzas, la industria, la clase política profesionalizada y los militares… lo que da la existencia de una élite del poder compuesta a su vez por élites que se mueven en diferentes espacios. No sé si ustedes, pero servidor considera que ese es un fenómeno mundial que se está dando en esta globalidad que se nos vendió como democrática, incluyente y respetuosa de las minorías… y que sigue siendo una sociedad clasista como otra cualquiera, pues la divide en ricos y pobres… y sí respeta a las minorías… pero a la de los ricos, como lo demuestra el que cada vez más, la riqueza se vaya concentrando en menos manos. Ese es mi pensar; ustedes, estimados lectores, ¿qué opinan al respecto? Con todo mi respeto y deseándoles lo mejor, de ustedes su seguro servidor. LIGORIO D’REVUELTAS

Comentarios