Homéridas, la guerra de Troya contada por mujeres

lunes, 30 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La dramaturga mexicana Ximena Escalante escribe para teatro la versión femenina de la guerra de Troya como un ejercicio libre de apropiación del papel de los rapsodas de Homero en la Grecia antigua, quienes recitaban o cantaban de pueblo en pueblo sus versos para construir la historia grecolatina y preservar la obra del autor de la Ilíada y la Odisea. De ahí surgió el título Homéridas para este reciente texto para la escena. La obra, dirigida por Carlos Corona, forma parte de la programación del Festival del Centro Histórico de la Ciudad de México --edición XXXI--, luego de haberse estrenado hace dos meses en la sede de la Compañía Nacional de Teatro, a cargo de Luis de Tavira. Para la ocasión, en el marco del Festival, el montaje es realizado en la nave central del Laboratorio Arte Alameda. Allí se instaló un escenario que compendió las grandes epopeyas homéricas así como Troilo y Crésida, de William Shakespeare, obras que la autora retoma para relatar desde lo femenino el mito griego. Escalante deja intacto el relato del juicio de ParIs --príncipe troyano interpretado por Patricia Madrid--, quien debe decidir entre lo que le ofrecen tres diosas: la belleza, de Afrodita (Laura Padilla); la inteligencia, de Atenea (Azalia Ortiz); y el poder, de Hera (Ana Ligia García). Las condiciones tradicionalistas de género siguen ahí. El hombre es quien elige y la mujer está disgregada sin encarnar en ninguno de esos atributos. Ximena Escalante resalta una erótica poética en el personaje de Crésida --rehén griega y amante del príncipe Diomedes, interpretada por Astrid Romo--, quien tiene la habilidad de apreciar el valor de la paciencia o el antivalor del hurto en la subjetividad del besar. También muestra la desesperanza de Penélope, llevada a escena por la actriz Yulleni Pérez Vertti. La característica prudencia de este personaje en la literatura clásica se ve reemplazada por la desesperación y la angustia, luego de 20 largos años en espera del héroe. El elenco está conformado por 13 actrices y un solo hombre. Cada una realiza dos personajes, excepto Luisa Huertas, figura clave del teatro y el cine mexicano, quien en la obra encarna a la Discordia con una presencia y voz plausibles. El juego histriónico coloca a las intérpretes en un ir y venir entre un carácter masculino y el otro de tipo femenino. Participan también las actrices Marta Aura, Katya Bizarro, Fátima Favela, Rocío Leal, Pilar Padilla, Violeta Sarmiento, y el único actor, Santiago Ulloa. La escenografía es de Sergio Villegas, la iluminación de Víctor Zapatero, la coreografía de Ruby Tagle, el combate escénico de Daniel Martínez, el vestuario de Jerildy Bosch y la asesoría histórica del maestro De Tavira. Es una producción de la Compañía Nacional de Teatro del INBA, que tuvo su reestructuración en el 2008 para promover tanto el patrimonio universal del teatro y el teatro mexicano como las nuevas teatralidades y un laboratorio actoral.

Comentarios