Actualidades teatrales: 'Baños Roma' y 'Mantequilla' Nápoles

sábado, 7 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Mantequilla vuelve a trepar al escenario que de golpe parece iluminarse todavía más. El público con luz de sala mira al frente donde aún no pasa nada, y con un murmullo de expectativa desde sus asientos se convierte en un testigo. Baños Roma es una puesta en escena que documenta lo que un grupo de artistas vivió en la búsqueda de José Ángel Mantequilla Nápoles. Boxeador cubano-mexicano, habitante de Ciudad Juárez, que tenía un gimnasio llamado Baños Roma. Los artistas son rebasados por el personaje y el lugar y lo afrontan hablando desde ellos: “Decidimos hablar sobre el boxeador excampeón mundial y terminamos hablando de lo que nos pasó buscando a ese hombre”. El trabajo implica una reapropiación del espacio y con videos, fotografías y objetos convierten al escenario en un mapa vivo y transitable de su experiencia en Juárez. La obra se construye a partir de los materiales recogidos en su investigación, dejándonos acceder -por medio de un relato al gimnasio o por medio de un zapato- a la vida privada de Nápoles. Los actores no necesariamente son actores y no necesariamente actúan. Son personas que cuentan una historia y ponen en el ring parte de ellos mismos. En escena están Alicia Laguna, Zuadd Atala, Viany Salinas, Jorge León, Malcom Vargas, y desnudando la maquinaria teatral vemos a Jesús Cuevas cantando y a Marina España en el diseño de imagen y video. El movimiento escénico es continuo y mantiene al espectador atento. La crítica está en la anécdota y el testimonio, y sin necesidad de señalar deja en evidencia la difícil situación política y social del país. Con aserrín vemos cómo los bares se convirtieron en table dance, cómo se perdió el espacio público y se defendió el privado. El diseño sonoro y la música original de Jorge Verdín juntan al público con la escena y lo guían a los lugares y sentimientos evocados. La intervención de Los Centauros del Olimpo, colectivo de músicos y actores, logra un rompimiento con de las imágenes más potentes de la obra. El público se balancea entre la tristeza y la risa. La dirección escénica está a cargo de Jorge A. Vargas, quien logra que el trabajo colectivo se concrete en una puesta en escena imperdible. Cada uno se acordará de haber estado la noche en que Mantequilla, es decir la Compañía Teatro Línea de Sombra, se estaba jugando a fondo. Ahora con un público de pie y delirante. Un grupo que lucha desde su trinchera: El teatro. La obra se presenta los martes y miércoles a las 20:30 horas en el Teatro Helénico hasta 11 de marzo.

Comentarios