Actualidades teatrales: "Melville en Mazatlán"

sábado, 11 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Al ritmo de las olas nos volvemos parte de una tripulación que espera ansiosa no perderse en el mar abierto de esta historia. Mellvile en Mazatlán es una obra producida por Teatro UNAM y dirigida por Eduardo Ruiz Saviñón con dramaturgia de Vicente Quirarte. La historia se centra en el viaje que hizo Herman Melville al Pacífico mexicano en donde conoció un lugar cuyo nombre le retumba: Ma-za-tlán. El encuentro se da entre un joven y un viejo, cada uno con las características que sus edades adquieren. El joven obsesionado con el sonido de las palabras conoce al estropeado escritor en un muelle. El choque de estos dos seres es el choque de dos tiempos y una misma existencia. Los personajes se fusionan y buscan contarse su pasado y su futuro. La escenografía de Martha Benítez es austera y con un par de elementos crea un espacio que se cohesiona con el interior de los personajes. Los elementos tienen su acierto en el detalle: Una escalera sin fin, una banca en la que los personajes navegan en el recuerdo y la imagen de una sirena decidida a cantar y arrastrar a quien la escuche. Con el apoyo de un video la obra recrea un solitario y melancólico puerto neoyorkino de atmósfera gris que se pierde cuando se sustituye por otras imágenes. Elementos que estropean el ambiente creado y que ilustran lo que el público puede imaginar. Los dos actores en escena son el elemento crucial de esta puesta. Ambos con una gran presencia y un manejo del escenario notable. La interpretación de Arturo Ríos parte de crear un cuerpo torpe y lento que nos deja ver el cansancio mental de su personaje. Pedro de Tavira, en cambio, es ágil, vivaz, pero triste. Dos actuaciones que utilizan el espacio a partir apoyados por un detallado vestuario que le da temporalidad a la obra. El montaje encuentra su deficiencia en un texto que carece de contenido dramático y que peca de diálogo. Un texto que es más literario que teatral y que provoca más de un cabeceo en la sala que estaría en su totalidad dormida si no estuvieran estos dos grandes actores en un ping-pong en el escenario. La obra se sostiene por el conjunto de todos los elementos pero surge la pregunta incómoda: ¿Por qué montar un texto lleno de lugares comunes y frases tediosas y condenar a la indiferencia una actuación impecable, una escenografía valiosa y una dirección precisa? Melville en Mazatlán se presenta en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz del Centro Cultural Universitario los días miércoles, jueves y viernes a las 20:00 horas, los sábados a las 19:00 y los domingos a las 18:00 horas. Estará hasta el 31 de mayo.

Comentarios