Hilos de la historia, en el Museo Nacional de Historia

martes, 14 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Actualmente se exhiben 180 piezas en la exposición Hilos de la Historia. Colección de Indumentaria del Museo Nacional de Historia, donde los visitantes podrán conocer el chaleco de Manuel Tolsá, las casacas de Vicente Guerrero y José María Morelos; o por ejemplo, el traje de Benito Juárez, los vestidos y zapatos de Carlota, y muchos otros objetos para vestir y pelear de nuestros próceres. Esta colección se fue reuniendo desde 1900 y ahora está conformada por más de 10 mil piezas. La exposición contiene varias propuestas temáticas, desde la introducción de cómo se fue formando el acervo, así como el por qué debemos los mexicanos conservar nuestra historia. Realmente una oportunidad interesante, pues a menudo es la vestimenta la cual nos habla de quienés son los personajes que la utilizaron, y significan material valioso que permiten conocer mucho de la época, gracias a los materiales así como usos y costumbres. Hacia 1945, se trasladaron aproximadamente 15 mil objetos del antiguo museo que se encontraba al costado del Palacio Nacional al Castillo de Chapultepec, además de aquellos que formaban parte de adquisiciones de vestidos, zapatos, sobreros, etcétera, gracias a la intervención de la notable arqueóloga doña Eulalia Guzmán. Fue por 1948 que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) logró que se destinaran fondos para comprar la colección de Salvador Miranda. También sobresale en esta exhibición Hilos de la historia el pañuelo que cubrió los restos óseos de Hernán Cortés, encontrado en 1946 en su tumba que se ubica en un costado del altar mayor de la iglesia de Jesús de Nazareno en la Ciudad de México. Gracias a la investigación se ha podido rescatar que fue hasta mediados del siglo XIX que las telas y los tejidos se realizaban mano en obrajes, mientras que los ornamentos finos los efectuaban en pequeños talleres familiares y conventos. Ya en 1835, el empresario Esteban de Antuñano inició en Puebla el hilado con telares mecánicos, industria que creció rápidamente y alcanzó a tener más de 30 mil trabajadores. En el siglo XX, el director del museo Antonio Arriaga emprendió por los años setenta la adquisición de objetos de lo que era llamado el Segundo Imperio donde se compraron, mitones, capa, zapatos de la popular emperatriz Carlota de Habsburgo. También en estos tiempos se compraron ajuares de novia o un vestido de la diseñadora francesa Coco Chanel, prendas de luto y otras prendas muy curiosas y de gran valor no sólo material, sino histórico. La muestra permanecerá abierta al público hasta el mes de julio en el Museo Nacional de Historia que se encuentra en el Castillo de Chapultepec.

Comentarios