La noche de Helver

martes, 14 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Entre los ecos del reciente Festival del Centro Histórico --edición XXXI--, que terminó el domingo 12, se encuentran aún fuertes las resonancias que la compañía Kamerni Teatar ’55 Sarajevo dejó al presentar la pieza La noche de Helver en el museo Laboratorio Arte Alameda. Su propuesta de teatro de cámara, con la que ha realizado desde hace 60 años numerosas puestas en un espacio pequeño e íntimo ubicado en el centro de la capital de Bosnia y Herzegovina, abordó para esta ocasión en México en qué forma una guerra civil y sus prácticas de militarización pueden filtrarse en dinámicas humanas de escala doméstica. Carla y Helver protagonizan una relación parental basada en la crueldad psicológica y la violencia física. Se sitúan en la Europa de los años treinta durante los avances del fascismo. Helver, hijo adoptivo de Carla con síntomas de discapacidad mental, encuentra sentido a su existencia en la guerra, luego de haber jugado a ella repetidas veces en el interior de su hogar usando soldaditos miniatura. Y para Carla, mujer de intensas creencias religiosas, cuidar de Helver es la manera de redimirse de su pasado. Ambos en su trato reproducen inconscientemente los códigos militares de la guerra civil que como contexto los contiene. Los personajes fueron interpretados por los actores Mirjana Karanovic y Ermin Bravo, quienes sostenían sus respectivos caracteres con el cuerpo y la voz implicándolas. La dirección es de Dino Mustafic, relevante pedagogo en el área de las artes escénicas en la península balcánica y exdirector artístico del Departamento de Drama del Teatro Nacional de Sarajevo. Y el texto es del dramaturgo polaco Ingmar Villqist. Al fondo de la nave central del Laboratorio Arte Alameda --antes capilla principal del convento de San Diego--, la compañía bosnia montó un escenario minúsculo para una sala de no más de 40 espectadores. Su dinámica histriónica estaba basada en anécdotas relatadas y representadas en vivo por los personajes. Resultaba muy elocuente y permitía emerger cuestiones e identificaciones más universales. ¿Cuáles son los impactos y los remanentes de una guerra civil en las relaciones humanas? ¿De qué manera se erradican la crueldad psicológica y la violencia física, apropiadas y trasladadas a la familia y la sociedad? La noche de Helver se estrenó en 2004 en Sarajevo en el Teatro de Cámara ’55, donde el público participa con un dispositivo escénico que no funciona como teatro isabelino tradicional sino a manera de medio coliseo. El tema de la obra en tan vigente que logra localizar regiones de África y otros países árabes que en la actualidad están viviendo guerras civiles. Cabe destacar el trabajo de subtitulaje en español que realizaron los mexicanos Francisco Méndez Padilla y Jorge Cervantes para las funciones dadas por el grupo bosnio en el marco del Festival.

Comentarios