Reabre el Museo Amparo sus Salas de Arte Prehispánico renovadas

martes, 14 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Una selección de más de 500 obras de la vasta colección de mil 700 objetos precolombinos que posee el Museo Amparo de la ciudad de Puebla, será exhibida a partir del próximo domingo en las Nuevas Salas de Arte Prehispánico, cuyo trabajo museográfico estuvo a cargo del historiador Pablo Escalante Gonzalbo y la producción audiovisual de Rafael Ortega Ayala. La colección, a decir del propio Museo Amparo, ofrece una visión general de la historia del México antiguo, con piezas de diferentes culturas, épocas, formatos y materiales, que “en su conjunto permiten conocer algunas características de la civilización mesoamericana desde el 1200 a.C. hasta el 1500 d.C.” El museo que desde hace años lleva un proceso de ampliación y rehabilitación, realizó esta tercera y última etapa con un nuevo discurso museográfico para la colección permanente de arte prehispánico que alberga en comodato. Y que según su información es una de las más importantes de México. Los 500 objetos que ahora se exhibirán son de carácter artístico, ceremonial, suntuario y funerario. Provienen de las culturas del Occidente de México, de la cuenca del Balsas, del Valle de México, como Tlatilco, Teotihuacán, Tula y Tenochtitlan. Hay del centro de Veracruz, de la cuenca del Usumacinta, de Campeche, del valle de Oaxaca, entre otras zonas. Y representan a las culturas: olmeca, huasteca, maya, teotihuacana, nahua, mezcala, zapoteca, del Tajín. Se incluyen también objetos de las tumbas de tiro del Occidente. “Su variedad nos permite reconocer la personalidad de las antiguas culturas de México y aprovechar este gran repertorio para observar algunas de las características de la civilización mesoamericana en su conjunto: su pensamiento religioso, su vida económica, sus costumbres, sus formas de escritura y sus nociones artísticas. “Su riqueza además, muestra la pluralidad de técnicas implementadas: desde tallado en piedra, labrado en hueso, fundido en oro u otros metales, hasta cerámica y fragmentos de pintura mural.” La colección abarca un área de mil 285 metros distribuidas en las ocho salas: Un tiempo, un espacio; El mundo religioso; Cuerpos, rostros, personas; Sociedad y costumbres; Lenguaje y escritura; Arte, forma y expresión; La muerte; y un Centro de documentación. El nuevo guion curatorial permite a los visitantes un acercamiento con las culturas antiguas desde una perspectiva interdisciplinaria (arte, arqueología, historia, etnografía y lingüística), con especial énfasis en los aspectos formales de las piezas y en la mirada estética: “Se busca que el visitante reconozca la dimensión humana de las culturas del pasado para poder conectarlas con las sociedades del presente.” En cada sala hay instalaciones sonoras y de imagen en movimiento, que tienen como eje la lengua y cultura indígenas. La lengua es el vehículo a través del cual se transmite el conocimiento, la cosmogonía, el sentimiento y el pensamiento vivos, además de otros elementos culturales como las danzas, la narración oral, la escritura. Las nuevas salas estarán abiertas a partir del domingo 19, con horarios de miércoles a lunes de 10:00 a 18:00 horas, sábados de las 10:00 a las 21:00 horas. Los sábados 2 y 16 de mayo de 10:00 a 22:00 como parte del programa Noche de Museos. Y hasta el lunes 18 de mayo la entrada será gratuita.

Comentarios