10 canciones al Premio Manzanero en Yucatán

viernes, 24 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Diez temas letrísticos urbanos, regionales y amorosos fueron seleccionados de 18 semifinalistas para la cumbre del Primer Premio Armando Manzanero de la Canción, el 15 de mayo próximo en Mérida, Yucatán, concurso de jóvenes cantautores. Curiosamente, el rock no fue uno de los géneros elegidos esta primera vez. El jurado que se reunió la noche del jueves 23 en el Centro Cultural Roberto Cantoral de la Sociedad de Autores y Compositores de la Música (SACM), determinó --sin protestas-- la decena de composiciones jóvenes con la presencia del astro meridano Armando Manzanero, presidente de esta la más importante asociación nacional sonora, quien al iniciar señaló: “Muchas gracias por estar aquí... Quería decirles que tengo muchos años y que a mi edad es muy difícil emocionarse… ¡pero hoy sí lo estoy! ¡Gracias a todo el apoyo que tuvo este gran certamen…!” Los asistentes aplaudieron respetuosamente al maestro, quien los hizo callar silente, con su pausa de música amable y añadió, con tono melodioso aunque firme: “No quisiera estar, ni hubiera querido estar en el pellejo del jurado ni los que tuvieron que elegir de entre las más de 3 mil canciones que llegaron (a concursar al Primer Premio Armando Manzanero). ¡Estoy seguro que han sido de una calidad impresionante, porque no en vano el catálogo mexicano siempre ha ocupado uno de los primeros lugares del rango musical mundial!” Manzanero se veía feliz, casi romantizado ante la luz de los reflectores. Sencillo, como siempre: inspirado. Y con él, muchos de los jóvenes participantes vestían traje gris (y corbata), a la manera del ídolo el cual susurró, gigante, como nunca entre los mortales: “Hace dos días tuvimos la visita del embajador de los Estados Unidos de Norteamérica en la Ciudad de México, Anthony Wayne. Y uno de las cosas que me impresionó fue cuando el señor Tony dijo: ‘La música es la banda sonora de cada una de las vidas de cada individuo…’. “Y yo… Yo digo que la música es la mejor compañera que el mundo puede tener, y que el individuo puede tener de manera particular. Uno despierta con música, transcurre todo el día con música, se duerme con música y yo en especial, con todo el mundo, no concebiría este universo sin música.” Entonces, como nadie aclamó al pianista poeta de “Adoro”, “Esta tarde vi llover”, “Somos novios” --y más de 800 canciones en su sensacional carrera mundial--, Armando Manzanero Canché (7 de diciembre 1935) introdujo, sin más, la semifinal del concurso de canciones que lleva su nombre, así: “Quedaron 18 canciones semifinalistas de 3 mil inscritas… “Y realmente ha sido una proeza llegar hasta el último momento. Yo, como compositor de tantos años, de tantos tiempos, de tantas épocas, siempre digo que los certámenes son importantísimos para poder sacar a flote todo este talento que tiene la gente con ilusión de hacerse oír, ¡por una canción!” “¡Gracias! Agradezco a mi hijo (Juan Pablo Manzanero) que organizó el certamen, con todo ese apoyo de esta corporación cultural que es tan grande, la Secretaría de Turismo y el gobierno de Yucatán, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y la Sociedad de Autores y Compositores de Música Mexicana, nuestros músicos, porque las canciones siempre van a ser el arrullo de nuestras vidas. ¡Vamos a escucharlas!” Diez de tres mil La conductora Yoana Vega Biestro introdujo los 18 temas originales en vivo del concurso semifinal, brindando preludio a los grandes compositores populares de México --cual puente a los nuevos valores de esta velada que culminó a la medianoche. Dedicada a los asesinatos de periodistas, el son “Cuando todo el mundo calla”, fue la más aplaudida. Erick Daniel Trejo Piña (chilango sudcaliforniano, en vivo con su lira transparente Yamaha a cuestas) conquistó por su presencia, siendo la primera en anunciarse como clasificada a la final --misma que tendrá lugar en la capital yucateca a mediados de mayo. Cuando todo el mundo calla… En tenor urbano afín sobresalió “La del metro”, del contrastante porte informal de Jesús Alberto Heredia: Tú vas a Taxqueña y yo a Cuatro Caminos… maldita ciudad… Tomás Gutiérrez Ramón, el de mayor edad entre los semifinalistas, maravilló al auditorio lleno del Roberto Cantoral enfundado cual pachuco post-moderno y de sombrero áureo, lanzando su crónica “El elegante” como caballero de los desposeídos. El peor pecado del mundo es haber nacido pobre… (Días atrás, Tomás había abierto la tocada de los rupestres Alex Lora (del Tri) y Jaime López en este mismo recinto de la SACM, elevando su carrera compositora hacia nuevas esferas de la creación.) La poética romántica triunfadora corrió a cargo de las múltiples baladas de esta tertulia (ritmos terciarios de vals, o ritmos gemidos de 4/4, con gemidos españoletes, agringados y luismigueleadas), pero la fineza de “No está”, por César Iván Gómez López, joven de 21 años de edad, lanzó versos maestros. Y en algún lugar distante los astros allá la cuidarán… Entre los temas vernáculos triunfaron la mejor ranchera desde los tiempos de Guadalupe Trigo con “Mi ciudad”, ahora con el recorrido del cuerno de la abundancia turística tapatía a-la-Pepe-Guízar “Linda patria mía”, a viva voz de la bravía Ángela Miranda. Autor Fidel Rivera Vargas: ¡Suena y suena bien la música mexicana! No podía faltar la elección de un estilo recientemente muy favorecido por el mundo entero, diríamos, la banda sinaloense (Jesús Malverde dixit): tipo Paquita la del Barrio y su ¡Duro contra ellos!, bella “La inalcanzable” (Montserrat Guadalupe Ibarra Cázares rompió plaza). Ofelia Alejandra Pérez Rodríguez a su orilla se llevó la chica del trofeo, anhelando vestirse más ad hoc en la península: Por si vuelves… No hubo equidad de género. Pero sí cierta fascinación por la igualdad y bastante liberalidad musical, más respetuosa tolerancia de musas, ya que sólo cuatro compositoras alcanzaron el último pináculo del galardón Armando Manzanero, según los jurados. Sin embargo y sorpresivamente, para mal, la mancha sobre el pastel: quedó eliminada la ‘adolescente’ pieza “Canción feliz” de la muy joven oriunda de Chihuahua, Lavinia Ekaterina Rangel Marrufo, dulce chica vestida como bailarina cisne con un arsenal de canciones de paz sobre las mujeres trabajadoras desaparecidas o violadas de México.
Deja cantar mi canción feliz para salvar tus lamentos.
La final será en el teatro José Peón Contreras de La Ciudad Blanca. Según las bases del concurso “se otorgará un primer premio con $150,000.00 (ciento cincuenta mil pesos 00/100 moneda nacional), un segundo premio con $100,000.00 (cien mil pesos 00/100 moneda nacional) y un tercer lugar con $50,000.00 (cincuenta mil pesos 00/100 moneda nacional)”. Cualquier caso no contemplado “será resuelto por el Consejo del Concurso Nacional de la Canción Premio Armando Manzanero formado a partir de las instituciones convocantes.” No hubo la emoción de los tiempos del Festival OTI, ni la rebatiña cuando los MTV se entregan; pero los Premios Manzanero están más allá de cualquier duda conforme a lo que se vio esta noche en México. Por supuesto, Mérida es otro boleto y allá será la final conforme al sentimiento de los yucatecos quienes son el mejor jurado. La tierra del faisán y del venado deberá ser la mejor brújula para decidir si es este festival de la canción es o no lo más bonito como ningún país de América Latina ha organizado. (ver: www.premioarmandomanzanero.com)

Comentarios