Coco, Mademoiselle Gabrielle

lunes, 27 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Una investigación en dupla por la actriz Pilar Boliver y la directora Silvia Peláez lleva a la escena el personaje icónico y polémico de Coco Chanel durante su vejez. El trabajo biográfico de quien es considerada creadora de un tipo de mujer a través de sus diseños traje sastre femenino y pequeño vestido negro --los cuales son epítome de la practicidad, racionalización y simplificación estilística de la propuesta de Chanel--, es presentado por Boliver y Peláez en un formato de monólogo en el teatro La Capilla de Coyoacán: Coco, Mademoiselle Gabrielle. Aquella como actriz, ésta como dramaturga y directora. El público puede ver una selección de recuerdos en voz alta de la anciana Chanel. Ella menciona su educación en el orfanato católico, donde aprendió a bordar a mano. Su romance con el aristócrata inglés Arthur Edward Capel, quien le financiara sus primeras tiendas, influyera en ella por su sofisticación y fuera motivación para crear la popularizada prenda pequeño vestido negro debido a su duelo tras la muerte de éste. También nombra su relación con Igor Stravinsky durante el estreno de La consagración de la primavera y la protección económica anónima que ella le brindó al compositor. Sus vínculos con oficiales militares alemanes durante la segunda Guerra Mundial que la desprestigiaron, y su reposicionamiento en Estados Unidos. Boliver y Peláez presentan una Chanel vieja, adicta a la morfina y con intensas alucinaciones. La actriz Boliver, quien incluso tiene un cercano parecido físico a la diseñadora de moda, encarna a una diva deshilvanada y sarcástica que encuentra una poética en el acto de coser como función de la memoria. La escenografía e iluminación de Martha Benítez recrean una habitación del Hotel Ritz de París con pocos elementos: un diván, una mesa y muros de suave textura que comprimen el espacio vital del personaje en cuestión. El monólogo es de una hora de duración y ha permanecido en la cartelera del teatro La Capilla con localidades agotadas para su pequeña sala de 80 espectadores.

Comentarios