Pistolas por la paz, exposición de la Fundación de Yoko Ono, en México

martes, 7 de abril de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Durante 30 años ya ha recorrido 50 países. Es la exposición Pistolas por la paz, de la Organización Internacional Non Violence, creada por Yoko Ono, la segunda esposa de John Lennon --en honor al músico fundador de Los Beatles--, después de haber sido asesinado el 8 de diciembre de 1980 por Mark David Chapman. Pistolas por la paz se sitúa (desde el 30 de marzo hasta el 30 de abril) en el parque Mirador Asta Bandera, en el Cerro del Obispado, en Monterrey, “con el objetivo de brindar un mensaje de paz y no violencia a los paseantes de este gran destino”, explicó Lorena de la Garza Venecia, directora de la Corporación para el Desarrollo Turístico de Nuevo León. Cabe destacar que Non Violence trae a Monterrey por segunda ocasión este proyecto, donde se muestran réplicas de la escultura original, Pistola anudada, la cual fue reconocida por la ONU como el símbolo universal de la No Violencia. Esta misma escultura ha sido adaptada con diferentes diseños de artistas, empresas o líderes sociales que buscan lanzar un mensaje de paz al mundo. La muestra cuenta con 13 esculturas, destacando las obras realizadas por Distroller, la Femexfut, Paul McCartney, la Concacaf, Yoko Ono, Ringo Starr, Totonaca Casa del Algodón, Totonaca de la Casa de la Danza Ritual, Puebla 2, Morelos 2, Spencer Tunick, Voladores de Papantla y Chiapas; cada escultura tiene un peso de 30 kilogramos, mide 1.20 metros de largo y 44 centímetros de ancho. Esta exhibición se mostró originalmente en la más reciente edición de Cumbre Tajín, en Veracruz. La historia de la Pistola anudada es la siguiente: La obra se sitúa en 1. Avenue 44 Street, Manhattan, en el exterior de la sede de las Naciones Unidas (NY). Creada por el artista Carl Fredrik Reuterswärd (Suecia, 1934), fue diseñada como tributo a Lennon tras su asesinato y busca reflejar la actitud anti-armamento. La idea con el arma (un revólver del calibre 45 con el cañón anudado) es un tributo al compositor e intérprete por su visión y su activismo para un mundo con menos violencia, del que dejó huella en muchas de sus canciones tanto como integrante de los Beatles o artista individual, y junto con Yoko Ono; sus líricas siempre estuvieron centradas alrededor del mensaje de la paz y de la “non-violence”. Su asesinato causó una conmoción mundial. El paso del tiempo dotó a la escultura de las Naciones Unidas de nuevos significados como el de un símbolo de paz, mismo que distingue a la Fundación Non Violence fundada por el propio artista en Suecia, su patria, en 1995, con la intención de inspirar y motivar a los más jóvenes. La obra fue un regalo del Gran Ducado de Luxemburgo en 1988 a las Naciones Unidas. De la Garza Venecia señaló en la apertura que “promover la no violencia siempre será un objetivo primordial, por lo que el espacio escogido en Nuevo León para la muestra es ideal para que visitantes locales y extranjeros la aprecien generando conciencia”. Esta exhibición internacional ha reunido más de un millón de visitas por sede, y los organizadores aseguran que será un éxito en Monterrey debido a la afluencia de turistas durante el periodo vacacional.   La creación de Yoko Ono La organización internacional Non Violence fue creada hace 30 años por Yoko Ono con el fin de preservar el legado de su marido a través de programas educativos en contra de la violencia. Se lee en la página de Internet de esta instancia: “¿Por qué hacemos lo que hacemos? Todo lo que hacemos, lo hacemos porque queremos acabar con la violencia. Simplemente creemos que la violencia es mala y la paz es buena. Creemos que todos los que han visto o experimentado violencia de verdad, quieren vivir una vida pacífica y no violenta. Creemos que usted, y todos los demás, poseen el poder de hacer algo grande con su vida, y para influir positivamente en la vida de las personas que le rodean. “Creemos que Mahatma Gandhi tenía razón cuando dijo: ‘Si quieres cambiar el mundo, debes comenzar con los niños’. ¡Creemos en la educación! Y creemos que debería ser impulsada por el deseo de conocer, no por el deber de enseñar.” Para Yoko Ono, nacida en Tokio, Japón, el 18 de febrero de 1933, “el conocimiento es poder”: “Nuestro plan educativo se centra en la prevención de la violencia y en educar a la comunidad para cambiar las actitudes y comportamientos que han permitido que la violencia continúe.” Por eso Yoko Ono forma a formadores (maestros): “Diseñado para proporcionar a los maestros, entrenadores deportivos y estudiantes universitarios las habilidades y los conocimientos necesarios para aprobar los programas educativos de esta organización, y para tener la competencia y el entendimiento para formar a otros profesores.” En las Universidades para la Paz se aceptan jóvenes de 10 a 18 años. Allí se promueven los valores de autoestima, manejo de conflictos y la no violencia. “El programa ayuda a los chicos a entenderse a sí mismos, a sus amigos y los adultos en sus vidas, y para llegar a soluciones pacíficas a los problemas.” Estos planteles, donde también ingresan personas de 18 a 25 años de edad, están diseñados para establecer una fuerte relación entre las universidades y las comunidades locales, con el fin de garantizar la aplicación sostenible y duradera de los programas educativos de Non Violence. “Eso se logra mediante la creación de una red de estudiantes universitarios que están capacitados para implementar el plan de estudios del programa Non Violence través de las escuelas locales, deportes y diferentes plataformas culturales.” Además Non Violence se preocupa por el aumento del desempleo mundial que afecta principalmente a los jóvenes y crea la exclusión social que a menudo conduce a la violencia y el crimen. Aquí la convocatoria es para gente de 17 a 25 años: “Esta agrupación ha desarrollado un programa de emprendimiento diseñado para orientar y apoyar a los jóvenes hacia el autoempleo y para ayudarles a tomar las riendas de sus propias vidas.” Yoko Ono pertenece a la aristocracia japonesa y formó parte del movimiento vanguardista de la década de los sesenta. Era integrante de Fluxus, un movimiento artístico de las artes visuales pero también de la música y la literatura, el cual tuvo expresiones en Estados Unidos, Europa, Japón y México. Adepta del arte conceptual, en el cual las ideas son el motor y la esencia de la obra de arte, pudiendo llegar a ser incluso más importantes que su forma física y el empleo de técnicas de realización, Yoko Ono llegó al punto de organizar conciertos en que el público tenía que imaginar por sí mismo la música. Editó un célebre libro de dibujos y piezas de arte, Grapefruit (Pomelo), varias películas conceptuales (como Fly) e innumerables discos marcados por el experimentalismo. Entre ellos se destacan las obras Yoko Ono/Plastic ono band, Fly, Approximately infinite universe (años 1970) y Season of glass (años 1980). En los años noventa, sacó dos discos que fueron muy bien recibidos por la crítica: Rising y Blueprint for a sunrise. Hasta hoy, sus mayores éxitos han sido “Walking on thin ice” y, en seguida, “Never say good bye”. Heredera de John Lennon con una fortuna de 356 millones de dólares en 1980, actualmente pudo haberse duplicado en 745 millones de dólares gracias a la gestión de los derechos de autor. Hacia 2013, Non Violence reconoció al Distrito Federal con el premio Capital Internacional de la No Violencia. “Se determinó que la Ciudad de México es digna ganadora de este reconocimiento, ya que a través de estos programas se fomentan valores importantes dentro de la sociedad que son necesarios para lograr una disminución de la violencia estructural y lograr una cultura de paz”, señaló la organización en un comunicado. Entonces no había sucedido lo de Ayotzinapa, aunque sí se sabía de los más de 26 mil desaparecidos en el país.