Cumple 40 años la siempre polémica "Terra Nostra" de Carlos Fuentes

martes, 12 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Considerada como la más extensa, ambiciosa y compleja novela del narrador, ensayista y dramaturgo Carlos Fuentes (1928-2012), Terra Nostra cumple 40 años de su publicación y se le considera vigente. La primera edición fue en 1975. Desde entonces, la obra ha dado pie a incontables reflexiones, análisis y estudios, pero también a varias críticas y hasta anécdotas. Se cuenta que Carlos Monsiváis hacía un chiste en el cual afirmaba que se necesitaba una beca para leerla. Para conmemorar las cuatro décadas de vida de esta obra que se divide en tres apartados –El viejo mundo, El nuevo mundo y El otro mundo–, esta noche de pertinaz lluvia se llevó a cabo un acto en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, con la participación del crítico literario de origen peruano Julio Ortega, especialista en la obra de Fuentes. Antes de su intervención, el especialista declaró a los medios de comunicación –en alusión a la broma de Monsiváis– que quien termine de leerla merece una licenciatura o un diploma pues sigue siendo una labor de tiempo, atención y muchas notas. La obra que aborda la historia de España e Hispanoamérica desde el pasado (Conquista), presente (el momento en el cual fue publicada) y futuro (considerado entonces como finales del siglo XX), recibió en 1977 el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, que cada cinco años concede Venezuela a la mejor obra latinoamericana publicada en ese lustro. El jurado estuvo conformado en aquella ocasión por Gabriel García Márquez, Juan Goytisolo, Salvador Elizondo, Gonzalo Rojas, Alejandro Oliveros, Adriano González León y Gustavo Díaz Solís. Durante una entrevista concedida un año después de haberse otorgado el premio, Goytisolo también bromeó sobre la lectura de la novela al decir que para leerla “hay que darse unas vacaciones… porque vale la pena”. Se cuenta también la anécdota de que en cierta ocasión viajaban en el mismo avión García Márquez y Mario Vargas Llosa (antes del famoso pleito entre ellos) cuando se desató una fuerte turbulencia. El colombiano tomó el brazo del peruano y le preguntó como si del último momento de sus vidas se tratara: “Dime la verdad, ¿leíste Terra Nostra?” En medio de otro conocido distanciamiento también está la famosa novela: el de Carlos Fuentes y Octavio Paz. Según se consignó en la revista Proceso del 16 de marzo de 1991, además de sus diferencias ideológicas y literarias, las discrepancias se hicieron evidentes en un texto publicado por Enrique Krauze en Vuelta en 1988 en el cual hizo una crítica a Fuentes, pero la querella se inició “en rigor” desde 1976, cuando el historiador criticó la hoy celebrada novela. A la también especialista en Fuentes, Georgina García no le sorprendieron las críticas pues en su opinión la novela es “abiertamente experimental”. Así se lo dijo al escritor Miguel Ángel Flores en el mismo semanario, el 20 de agosto de 1988, al destacar también que Fuentes “está permeado por la modernidad” y por ello su obra juega con los límites del género de la novela. Detalló: “Terra Nostra es quizá su paso más ambicioso en el camino experimental respecto de la novela.” Y citó a Elena Poniatowska, quien alude a esa ambición por la cual Fuentes fue criticado, en una entrevista hecha al autor 30 años atrás, titulada “Carlos Fuentes un tropel de caballos desbocados”: “Esa ambición totalizadora de Carlos Fuentes de decirlo todo se encuentra en todas sus novelas, a las que yo he calificado de sumas. Pretende abarcar todo desde la perspectiva del autor, desde el objeto que contempla, el lenguaje que utiliza, las referencias eruditas que hace, la crítica polifacética y múltiple dirigida a diferentes destinatarios. “Pretende consignar la totalidad en todos los ámbitos. Y Terra Nostra es una muestra de ese afán totalizador. Lo que me parece significativo respecto de la lectura de Carlos Fuentes es que las mismas críticas que se le hicieron a La región, por estas características de ambición, se le han hecho una y otra vez cada que publica una de sus novelas. Lo que será muy interesante es ver cómo leerán los jóvenes dentro de 15 años Terra Nostra y Cristóbal Nonato. Después de todo a ellos están destinadas ambas novelas”. El Fondo de Cultura Económica (FCE) informó que como parte de las celebraciones por el 40 aniversario de Terra Nostra, se hará una nueva edición anotada y corregida por Julio Ortega. Según el crítico, a la nueva edición se le corrigieron 250 erratas y las notas se refieren a aspectos históricos y desconocidos que Fuentes tomó de muchos libros, pues detrás de la novela hay una biblioteca y referencias inmediatas. A través de un comunicado del Instituto Nacional de Bellas Artes destacó: “Este tomo constituye una contribución solvente y urgente para poder leer esa novela libre de erratas, anotada y provista de un aparato crítico que contribuya a su lectura. Carlos Fuentes fue uno de los grandes promotores del FCE y es de justicia poética que en estos 40 años de Terra Nostra, la primera casa editorial de Fuentes entregue una edición establecida, limpia de erratas, que ayude al lector a navegar en su lectura. Leer esta novela monumental será como subir a la pirámide de España y México, ese edificio que ya no es nacional ni colonial, sino que es un monumento de la lectura capaz de decirnos no quiénes somos, sino quiénes podríamos ser”.  

Comentarios