Presentan registro de obras mexicanas halladas en Europa

viernes, 22 de mayo de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- Con el título México insólito en Europa, el comunicólogo y documentalista Miguel Gleason (Ciudad de México, 1962) publica un libro en el cual da cuenta de los más de trece años que lleva dedicado a registrar las obras del patrimonio cultural mexicano que se encuentran en acervos de 317 ciudades europeas. El volumen, prologado por el historiador Miguel León-Portilla, editado por Sol Levy y publicado por Conaculta y Fogra Editorial, fue presentado la noche del jueves 21 en el Museo Nacional de Antropología, en Chapultepec. México insólito en Europa Reúne más de 600 imágenes de alta resolución, entre las cuales se encuentran “una serie de curiosidades, lo más extravagante, raro y bello” relacionados con México y encontrados por el documentalista en el llamado viejo continente, destacó el Conaculta en un comunicado. Gleason inició su labor de recopilación documental desde 2002 y quedó registrada primero en seis proyectos multimedia. En 2004 dio a conocer el CD-Rom El patrimonio mexicano de Francia, en el cual registró una serie de códices resguardados en la Biblioteca Nacional de Francia, entre ellos el Xólotl, Chimalpopoca, Huichapan y Jilotepec. Posteriormente continuó en otros países. Ha recorrido ciudades de Francia, Gran Bretaña, Italia y el Vaticano, España, Alemania y Austria, y recientemente Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suiza, República Checa, Hungría, Polonia, Irlanda, Suecia y Finlandia, consignó la agencia Apro en marzo de 2014. El Conaculta detalla que en el marco de los festejos del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana recibió apoyo institucional para continuar con su registro. Al presentar la obra, Gleason destacó que su propósito es dar a conocer lo que hay de México en otros países de Europa que no es conocido, desde piezas prehispánicas hasta obras de arte popular realizadas recientemente, pasando por objetos de la época colonial. Entre las obras que se incluyen en el libro se mencionan una escultura azteca que estaba enterrada en Escocia, la obra Hipopótamo de la isla de Texcoco, que es una representación de Tláloc, cráneos de cristal atribuidos falsamente a la cultura azteca, la última página del Códice Dresde, donde supuestamente se anuncia que en 2012 terminaría el mundo, catecismos dibujados con el Padre Nuestro y el Ave María utilizados por los evangelizadores tras la conquista. Asimismo, incorpora imágenes de pinturas antiguas con temas mexicanos localizadas en un palacio de Cáceres, España; una escultura de Moctezuma, igualmente en la península ibérica, “cuando en nuestro país no hay un monumento en su honor”, y hasta un fragmento del ahuehuete conocido como Árbol de la Noche Triste. Las curiosidades que se encuentran en Europa relacionadas con México son incontables. Gleason menciona también la única pintura de la Virgen de Guadalupe en la cual se le plasmó sentada. Hay orfebrería de oro y plata, trajes de cuero bordados, ángeles de estilo mexicano en una iglesia de un pueblo andaluz, unas chaparreras que se dice fueron de Miguel Hidalgo y una piedra del lugar del fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo. Y hay más: un cráneo de perro disecado con una serpiente como lengua y un pájaro encima, de Finlandia; un mural huichol, “la obra más impresionante y laboriosa en Europa” --a decir del autor-- conformada por más de 2 millones de perlas que muestra la cosmogonía del pueblo huichol; árboles de la vida, pero no los tradicionales, sino con temas europeos, y hasta la recreación de la Casa Azul de Frida Kahlo, con réplicas de sus cuadros, realizados en China, y localizada en Baden, Alemania. Para el Conaculta el volumen es una especie de “gabinete de curiosidades moderno” que permite conocer los objetos que se encuentran por toda Europa, en museos, iglesias y colecciones privadas.

Comentarios