Preparan conversatorio sobre legado de Raquel Tibol

jueves, 23 de julio de 2015
MÉXICO D.F., (apro).- El legado y las aportaciones de la destacada crítica de arte Raquel Tibol (1923-2015) serán temas del conversatorio Mi encuentro con Raquel Tibol que se efectuará el próximo 30 de julio en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes. Para el efecto, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) convocaron a 10 personalidades del arte y la cultura: la pianista Sylvia Navarrete; el curador Guillermo Santamarina; la investigadora Sylvia Pandolfi; los críticos de arte Santiago Espinosa de los Monteros y José Manuel Springer; el cantante y compositor Juan Carlos Pereda, y Alfonso Miranda, Dulce María de Alvarado, Manuel Marín y Héctor Palhares. Magdalena Zavala, coordinadora nacional de Artes Visuales del INBA, comentó que la charla está hecha a manera de anecdotario, con el fin de generar puntos de encuentro y desencuentro, como lo hiciera en vida Tibol: “Tenía amantes y detractores, adoradores de su columna (periodística) y personas que, después de leer sus opiniones, ya no deseaba tener contacto con ella. En una palabra, era polémica. “Los libros escritos por Raquel Tibol siguen siendo lecturas obligadas acerca de la relación entre arte y política, sobre qué es arte público y cuál es la responsabilidad social del artista. Estos temas siguen siendo motivo de debate, debido a que hoy en día el espacio público genera una nueva redimensión”, dijo Zavala. Considerada como la crítica de arte contemporánea más importante de la segunda mitad del siglo XX, Raquel Tibol cuyo nombre real fue Raquel Rabinovich Grayesky, nació en Basavilbaso, Argentina y llegó a México a los 30 años de edad, en 1953, invitada por el muralista mexicano Diego Rivera. Fue ese mismo año cuando inició con su labor como cronista plástica en el país; su primera entrevista la realizó con el cineasta Luis Buñuel en el suplemento México en la cultura, de Novedades, y a partir de ahí no paro. Se quedó en México donde se nacionalizó en 1961. Como colaboradora realizó trabajos para diarios, suplementos y revistas, incluidos el periódico Excélsior durante la dirección de Julio Scherer. Después del “golpe” del gobierno de Luis Echeverría al diario, fue la encargada de dirigir la subasta que convocó a artistas mexicanos para fundar Proceso, donde fue columnista de arte desde el 6 de noviembre de 1976 hasta el 4 de marzo de 2000. Posteriormente publicó diversos artículos de manera esporádica siendo el último en el número 1940 de enero de 2014 titulado “Guillermo Arriaga (1926-2014)”. También realizó unas 30 publicaciones, estudios sobre Rivera, Frida Kahlo, José Guadalupe Posada, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros. Con éste último tuvo un desencuentro memorable: lo abofeteó durante el I Congreso Nacional de Artistas Plásticos, realizado en la Unidad de Congresos del Centro Médico Nacional del Instituto Mexicano del Seguro Social, en respuesta a las declaraciones xenofóbicas que el muralista hiciera en su contra en una de las sesiones del evento. En su obra literaria destacan: Pasos en la danza mexicana; Gráficas y neográficas en México; Historia general del arte mexicano. Época moderna y contemporánea (1964); Siqueiros, vida y obra (1974); Diego Rivera: arte y política (1979); Frida Kahlo, una vida abierta (1983); José Clemente Orozco, una vida para el arte (1984); Episodios fotográficos (1989) editado por Proceso; Frida Kahlo, en su luz más íntima (2005); Diego Rivera. Luces y sombras (2007); Diego Rivera, gran ilustrador (2008), y Diego Rivera, palabras ilustres (2008), por nombrar algunos. Tibol obtuvo un Doctorado Honoris Causa por la Universidad Autónoma Metropolitana en 2007 y recibió la Medalla Bellas Artes en 2008. Su última aparición fue el 11 de diciembre de 2013 en la Sala Manuel M. Ponce en un homenaje por sus 90 años, la misma sala donde se realizará el conversatorio.

Comentarios