El violonchelista Pieter Wispelwey en el Cervantino

lunes, 27 de julio de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El violonchelista holandés Pieter Wispelwey se presentará en la próxima edición del Festival Internacional Cervantino (FIC). La feraz producción discográfica de Pieter Wispelwey lo ha apuntalado como uno de los intérpretes de referencia en los últimos años. Sus interpretaciones alcanzan a los compositores barrocos Bach, Telemann y Vidaldi y a los músicos rusos del siglo XX Prokofiev, Shostakovich y Gubaidulina. Su lectura de las suites para violonchelo de Johann Sebastian Bach, piedra angular del repertorio consagrado al instrumento, es considerada por algunos críticos como la versión definitiva: en mejor estima que de las grabaciones realizadas por Mstislav Rostropovich, Anner Bylsma (maestra de Wispelwey) o Pierre Fournier y que poseen la vitola de registros imprescindibles. Wispelwey jamás se rinde a la autocomplacencia: ha grabado ya en tres ocasiones estas suites. En cada una de ellas podemos observar una lectura honesta de las piezas, herencia de la escuela de interpretación histórica holandesa, que no está desprovista de una imaginación rutilante y un denodado cuidado de los matices, sin caer nunca en la afectación. Al igual que Glenn Gould y sus exégesis de las Variaciones Goldberg de J. S. Bach, la diferencia más notable entre las distintas versiones se encuentra en el tempo que persigue el artista: a veces ofrece una danza desaforada y en otras un zapateo letárgico. El recinto elegido para este concierto es la iglesia de San Cayetano, conocida como la Valenciana, obra maestra de la arquitectura barroca mexicana gracias a la perfección de sus retablos. Debido a su acústica barroca, el templo construido hacia finales del siglo XVIII ha sido escenario de presentaciones de artistas internacionales, entre los que destacan el cuarteto Arditti, el ensamble Europa Galante o Rudolf Buchbinder. La interpretación de las seis suites para violonchelo de Bach en un solo concierto --caballo de batalla de Wispelwey--, redondea la retahíla de alicientes para asistir a esta presentación única, ya que el artista lamentablemente no se asomará por el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, como muchos esperarían. Este concierto tiene mimbres para hacer un buen cesto: la presentación de un artista en estado de gracia y la posibilidad de escuchar el sonido impoluto de su violonchelo Guadagnini de 1760 son la baza de esta presentación. Pieter Wispelwey ofrecerá su recital el próximo 25 de octubre a las 12:00 horas. La Valenciana está en las afueras de la ciudad de Guanajuato, en el kilómetro 1.5 hacia Dolores Hidalgo.

Comentarios