Cenote debajo de Kukulkán no es novedad, aclara investigador

jueves, 13 de agosto de 2015
MÉXICO, DF, (apro).- En Yucatán hay aproximadamente unos 10 mil cenotes, por lo cual al antropólogo e investigador del Centro INAH-Yucatán, Iván Franco Cáceres, consideró que el anuncio del hallazgo de uno de ellos debajo de la pirámide de Kukulkán, en Chichén Itza, no es una novedad. El también doctor en ciencias políticas explicó, vía telefónica desde Mérida: “Tengo entendido que antes del meteorito que chocó en la península de Yucatán, hace unos 76 millones de años, ya existían muchos cenotes, y a raíz de ese meteorito las ondas de ese choque crearon aún más, tan sólo en este estado hay un aproximado de 10 mil. “De hecho hay un cinturón de cenotes que es una franja delimitada por el impacto del meteoro y que de alguna forma siguieron la onda del choque.” Y es que hoy científicos del Instituto de Geofísica y de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), así como del mismo INAH, dieron a conocer el hallazgo de un cenote debajo de la pirámide, mismo que se localizó a 20 metros de profundidad aproximadamente mediante tecnología no convencional desarrollada en la universidad. El agua, según destacaron, al no ser invasiva no daña el subsuelo de la pirámide, pues se ubica a un costado; incluso, para dar seguimiento al hallazgo, los científicos anunciaron para octubre una segunda fase --confirmada por el Consejo de Arqueología del INAH—con el fin de reconstruir el interior del edificio llamado también El Castillo. Sin embargo, según Franco, la importancia del descubrimiento radica en que el cenote se puede asociar no sólo a la población de Chichén Itza, sino a grupos de cazadores-recolectores que pudieron habitar la zona incluso dos o tres mil años antes de aquélla. “El principio fundamental para esas poblaciones, antes de construir ciudades en piedra, era tener un referente de agua que les servía primordialmente para la agricultura y sus diversos usos, y no es nada revelador que hubiera un asentamiento cercano a un cenote, porque eran las fuentes de agua primarias.” Y siguió: “Para que se dé una idea, en el área de Mérida existen alrededor de 200 cenotes, y estoy hablando del área urbana. Por ejemplo, a la vuelta de donde viven mis padres hay un cenote, y dos cuadras adelante se encuentra otro más, lo que pasa es que la creciente masa demográfica los ha minimizado.” --Entonces, ¿no le causa novedad este hallazgo? --No, por supuesto que no es novedoso, es más bien como noticia amarillista. “Incluso en Tamaulipas --y eso es algo que casi no se sabe--, hay también muchos cenotes que están asociados al impacto del meteorito.”

Comentarios