Piden desvincular patrimonio cultural de ingresos turísticos

miércoles, 12 de octubre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En el décimo tercer foro de la iniciativa ciudadana "Industrias culturales, Museos, Turismo y Políticas Públicas", el penúltimo convocado por el Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura a través de su Comisión Nacional de Enlace Legislativo, especialistas concordaron en que el patrimonio cultural no debe ser un negocio. El antropólogo Óscar González López dijo que “si nuestra ley de cultura no define como prioridad que debemos defender una identidad, algo está mal”. La charla que se realizó en el Centro de Estudios Teotihuacanos, ubicado en el Estado de México, a un costado de las ruinas arqueológicas de Teotihuacán, zona arqueológica declarada Patrimonio de la Humanidad, tuvo a diversos conocedores del sector como la restauradora de arte Ximena Rojas; la arqueóloga Melissa Biggs Coupal; Jorge Chávez de la Peña, especialista en temas de turismo; y el escritor, historiador y antropólogo, González López. Ahí Chávez de la Peña expuso que uno de los principales puntos que debe contemplar una ley general de cultura en el país es plantear un turismo que vea por los derechos humanos y no pretenda aspirar a consagrar una cultura elitista, se lee en el comunicado: "México y la protección de su Patrimonio debe ser el objetivo del turismo del siglo XXI. El turismo no puede ser depredador, porque los nativos, sus costumbres, su comida y su trabajo artesanal muchas veces es una mercancía atractiva para quienes vienen de un país desarrollado. Para ello también debe existir gente adecuada que proteja estas amenazas que además provocan choques culturales graves". También abogó por una coherencia en sustentabilidad, al recordar que el próximo año es el "Año del turismo sustentable" y en México se habla de un recorte al área cultural, por ello consideró necesarios foros, debates o cualquier intervención no gubernamental que inquiete e inviten a reflexionar sobre el porvenir del patrimonio cultural. Mientras que la arqueóloga estadounidense Biggs, quien llegó recientemente a México, dijo que escuchó en las noticias que a la canciller mexicana, Claudia Ruiz Massieu, afirmó que el turismo es una política de combate a la pobreza, “yo no puedo entender eso. Es como pensar en el patrimonio cultural como un servicio o un mal recurso. La cultura no tiene el papel de resolver problemas. No lo puede hacer... ¿qué tipo de recurso es la cultura?", cuestionó la investigadora. Por su parte, la restauradora en arte Ximena Rojas explicó que en estados como Chiapas las artesanías o el bordado se ven claramente desplazados o aislados de su naturaleza: "cada clase social se representa a través de sus manifestaciones plásticas. La producción de las culturas primitivas se resignifica". Mientras que Óscar González López recordó la desvinculación de la educación y cultura al crearse la Secretaría de Cultura, pues a su decir así la SEP basaría su proyecto en las nuevas tecnologías y eso “es provechoso, pero es preocupante, es pensar en una revolución industrial o una creación de hombres-máquinas. Lo mismo sucede cuando escuchamos que México se sostiene gracias al turismo, es decir, hacer de nuestras riquezas culturales un negocio agotable". Y finalizó con la frase “Si nuestra ley de cultura no define como prioridad que debemos defender una identidad, algo está mal”. El siguiente y último foro de la iniciativa ciudadana será “Legislación en Materia de Cultura y Globalización”, el cual está pendiente por confirmar fecha, aunque ya se tiene contemplado se realice en la Cámara de Senadores.