Los músicos debemos celebrar a Dylan: Guillermo Briseño

jueves, 13 de octubre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El compositor y rockero Guillermo Briseño, director y fundador de la Escuela de Música del Rock a la Palabra, dice sobre el Premio Nobel de Literatura 2016 al cantautor y poeta estadunidense Bob Dylan: “¡Qué suave!, me parece que se lo merece, y quienes también lo merezcan, pues que lo acompañen en el merecimiento.” El pianista y guitarrista mexicano, nacido en la Ciudad de México en 1945, reflexiona acerca del contexto en el que se desarrolló en sus inicios la trayectoria de Dylan, a quien la Academia Sueca reconoció por “haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición de la canción americana”, e incluso en su veredicto recordó que en la antigüedad poetas como Homero y Safo hicieron poesía para ser cantada. Briseño menciona que Dylan se inició en los años sesenta en el contexto de la guerra entre Estados Unidos y Vietnam, y a la par o con la influencia de otros artistas como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Aretha Franklin y Ray Charles, quien con su música negra, el góspel, blues y jazz, sintetiza toda una tradición, y “aunque no esté inventando el rocanrol, cualquier rocanrolero que se respete sabe que Ray Charles es importante en su historia y Dylan también”. Todos esos antecedentes, apunta, hacen más comprensible la razón por la que le dieron el Nobel, y agrega que se debe celebrar, en particular los músicos, “no como un acto de fe” o por obligación, sino por el poder cultural que representa: “El Premio Nobel es como algo universal, el físico que se lo lleva está descubriendo algo que tiene relación con el futuro de la humanidad, seguramente. “Y ¿a poco no la música juega un papel primordial? Si lo pensamos así, en algún momento se pudo haber dado a Shostakovich. Es por lo que Dylan es un fenómeno, tiene que ver con cierta aspiración y logro de orden poético. Canciones como Don’t Think Twice o It’s All Right tienen un aire poético literario, casi ligero, y la música también lo tiene.” Recuerda que hay una versión de esa rola hecha por Peter, Paul and Mary (PP&M) “muy buena”, y hay muchas otras canciones más también muy buenas. “Solamente entonces queda la sonrisa. Se lo dieron a Dylan, muchos alzaran la ceja: ‘¡No me digan!’, pero ¡qué suave!”

Comentarios