'Nierika”, exposición sobre la cultura Wixarika en el Centro de la Imagen

domingo, 30 de octubre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Centro de la Imagen presenta en sus instalaciones la muestra titulada: Nierika. Esta exhibición es resultado del Primer Seminario de Investigación y Curaduría implementado desde hace tres años por la directora del Centro, Itala Schmelz, quien tiene la intención de analizar y reflexionar sobre la relación de la tecnología y la experimentación en la práctica fotográfica. El proyecto curatorial que actualmente se muestra corresponde al trabajo realizado por Anahí Luna, Allegra Cordero y Arden Dereck, quienes a través de los Archivos Lilly --realizados por los estadunidenses John y Collete-- se presentan ahora bajo este concepto. La pareja Lilly realizó una larga y exitosa aventura de 1968 a 1986, primero en la Sierra Mazateca y luego con los huicholes, para conocer su enigmático universo, especialmente en lo que correspondía a su cultura y la etnobotánica, adentrándose en el uso ritual de las plantas sagradas. Mientras Estados Unidos se encontraba viviendo los años de la “revolución psicodélica”, ellos de manera extraordinaria y exquisita realizaron durante varios años, a partir de fotografías y cine, un registro de una de las culturas que posee una cosmogonía propia y potente. Con aproximadamente 10 mil diapositivas, 800 carretes de sonido, más de 20 horas filmadas en 16 y 35 milímetros, y Techniscope --todos ellos documentos de la época--, las conocidas tablas de estambre conforman esta interesante muestra inédita. A pesar de que en la actualidad nos encontramos muy familiarizados con la tecnología, lo que sorprende de este archivo es cómo John Lilly adaptó diferentes dispositivos para aquella época, con el fin de acercarse y registrar de manera particular el mundo de los indígenas. Esta propuesta y el discurso curatorial ofrecen un proyecto que posee como finalidad no mostrar un archivo tal cual, sino interrogar a las imágenes y detonar una lectura diferente. El término huichol Durante el proceso para proyectar esta propuesta se apunta de modo prioritario el término “Nierika”, ya que en él se concentra la particularidad del archivo. Este nombre es una categoría huichola sobre el poder de la visión y la creación del mundo. Como es sabido, para los huicholes la capacidad de ver y comprender el universo interno y externo se logra a través de la ingesta del peyote (híkuri), la planta sagrada que ofrece la posibilidad de conectarse entre el pasado y el presente, y estar en el aquí y el ahora junto a la sabiduría del universo. Al mismo tiempo, es el punto de partida de la curaduría para concretizar la idea, profundizar y abordar la intención de expandir el concepto de imagen; es decir que a partir del intercambio artístico entre los Lilly, los mazatecos y los huicholes, se genera y se transita por terrenos que proyecta la imagen. De esta manera específica se pretende investigar y experimentar lo que en la actualidad se consideran prácticas expandidas de la imagen. O sea, centrar el misterio y el universo de los huicholes, abarcar lo que corresponde al don de ver, a los instrumentos de visión de los chamanes, a la pintura facial del rostro en esta cultura, y acercarse a través de la materialidad de la imagen y la plasticidad estética. Oportunidad, pues, de conocer desde una perspectiva y práctica contemporánea un archivo tan particular donde se encuentran retratos, vida cotidiana de los indígenas, paisajes, trabajos artísticos, un video sobre la ceremonia de “Nama Vita Nexa” --que registra la Fiesta de la Siembra--, así como acercarse a su enigmática iconografía. Nierika contó con el apoyo de la Secretaría de Cultura y la Fundación Bancomer. Permanecerá abierta al público hasta el 27 de marzo de 2017. El Centro de la Imagen se encuentra ubicado en la Plaza de la Ciudadela, en el Centro Histórico.

Comentarios